Gallos en Coliseo Penal

El descubrimiento de 650 gallos de pelea en el Penal de Lurigancho me ratifica en el criterio de que el Perú es el país de las maravillas, de lo real maravilloso. Ocurre que la afición por la pelea de estos guerreros con pico se había intensificado, y había que satisfacerla.

| 29 marzo 2012 12:03 AM | Columna del Director | 3.7k Lecturas
3791

Ignoro si está prohibida la crianza de gallos tras las rejas. En mis tiempos, a ningún preso, político o común, se le habría ocurrido criar estos bípedos plumíferos; pero el mundo progresa, y en la era del neoliberalismo y del que yo hago lo que me da la gana, pues, no veo por qué se debería impedir tal crianza. Quizá, a medida que la civilización avance, en las cárceles se podrían criar toros de lidia. Entre los presos de lujo hay muchos aficionados a las corridas.

El problema peruano actual puede estar en que los gallos de Lurigancho estuvieran destinados, en efecto, a las peleas con apuesta. Como se sabe, allí donde hay confrontación y se disputa dinero, puede correr sangre, y no sólo de los gallos.

Marco Aurelio Denegri, erudito en materia gallística, que le ha encontrado errores a Abraham Valdelomar en esta materia, podría precisar si todos estos animalitos son de riña o adecuados sólo para la preparación de caldo de gallina (de gallo, en este caso). En su libro antología Arte y ciencia de la gallística, Denegri ha recopilado un texto de Jorge Luis Borges en el cual el autor de El hombre de la esquina rosada señala que la pelea de gallos es muy criticada, pero a los gallos les agrada.

También a los ingleses les gustaban estas lides. Hay innumerables pruebas en la narrativa inglesa. En los años 40 y 50 del siglo pasado, yo pude captar la pasión limeña por la lid. El Coliseo de Gallos del jirón Sandia quedaba a la vuelta de mi casa.

Denegri, quien ha llevado su pesquisa hasta determinar la especie de gallo que le cantó a San Pedro (“Antes de que el gallo cante me negarás tres veces”), ubicó en la revista limeña “Mundial”, que revisó durante dos años, el caso de un excepcional “Gladiador con plumas”: “El Inmortal”.

En el pie de la foto del insólito gallo se lee:

“‘El Inmortal’ es tal vez uno de los más audaces y victoriosos gallos de pelea. Tiene en su haber 48 heridas, 50 rivales muertos y otras tantas jugadas ganadas. ‘El Inmortal’ tiene el color que el uso criollo define como ‘giro plateado’, y cuando pelea hace uso de todas las grandes artes de los luchadores de sangre”.

Es inquietante que en la cárcel de Lurigancho se hayan encontrado, aparte de los gallos, otras joyas: revólveres, una escopeta de retrocarga y otras armas de lucha, no para el uso de los gallos.

A este paso, a medida que avance la civilización, quizá se puedan encontrar en nuestras cárceles hasta elefantes blancos. Aunque estos parecían una exclusividad del doctor García.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com