Fujimorismo a la vista

Frente a las declaraciones de Mario Vargas Llosa contra el indulto a Alberto Fujimori, los fieles del exdictador han exhibido la pobreza de su arsenal político y verbal. Un argumento los distingue: Vargas Llosa respira por la herida que le causó la derrota electoral de 1990.

| 21 noviembre 2012 12:11 AM | Columna del Director | 904 Lecturas
904

El fujimorismo no discute las razones del Premio Nobel: que Fujimori no está gravemente enfermo, y que indultar al reo de la prisión dorada arrojaría un baldón sobre la gestión gubernamental de Ollanta Humala.

Expresó el escritor: “Espero que el gobierno no ensucie su gestión sacando a la calle a una persona que, en juicios absolutamente respetuosos de la legalidad e impecables, ha sido condenado por crímenes contra los derechos humanos y por robos cuantiosos”.

A eso tenían que responder los partidarios del indulto.

La ignorancia característica de las huestes fujimoristas les permite suponer causas psicológicas para la actitud de Vargas Llosa. El escritor ha señalado en libros, ensayos y decenas de entrevistas que el fiasco electoral de 1990 salvó su carrera de escritor y le permitió nuevos triunfos literarios –incluido el Premio Nobel de Literatura–.

Conocido es que en LA PRIMERA discrepamos frontalmente de las posiciones políticas neoliberales, a veces fundamentalistas, de Vargas Llosa. Pero nunca hemos incurrido en la torpeza de regatearle sus méritos de escritor, o de reemplazar la razón por el insulto, la discrepancia por la bajeza.

Hace poco exalté, en la segunda edición de mi libro Arguedas. Un sentimiento trágico de la vida, el ejemplo de Alfredo Torero, el gran lingüista peruano, quien refuta victoriosamente las ideas de Vargas Llosa sobre la supuesta “utopía arcaica” de Arguedas y sobre la comunidad campesina del Perú. Sin un adjetivo agraviante, sin alterar el tono o recurrir a los bajos fondos de la polémica, severamente, Torero demuestra que en esos temas esenciales Vargas Llosa no tiene razón.

No siempre se siguen los buenos ejemplos. En estos días leí una larga entrevista al animador de un gremio de escritores en la cual se afirma que un veterano poeta puneño vivo es para la cultura peruana “más importante que Vargas”. Se refiere a Vargas Llosa.

El recurso despectivo tiene un antecedente. En el debate de 1990 en televisión, Fujimori habló del “doctor Vargas”.

Hay un telón de fondo en la reacción fujimorista contra Vargas Llosa. La actitud de éste, por lo acerada y colérica, parece indicar que algo sabe sobre la predisposición presidencial respecto al indulto. Eso mismo sugiere la inscripción de Keiko Fujimori, ayer, en su Twitter: “Señor Humala. Resuelva pronto”.

Impresentable es asimismo la declaración de Ana Jara, ministra de la Mujer, según la cual “terceras personas” no deben opinar sobre el indulto. El tema es exclusividad, sostiene, de Humala. Algo sabe ella.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com