Fraude presidencial

Carlos Monsiváis, el gran cronista mexicano fallecido hace poco, dijo que en las elecciones de México en que fue elegido el presidente Felipe Calderón, se había cometido un fraude particular: no necesariamente en las ánforas, sino en todo el marco político. La costosa campaña del candidato del Partido de Acción Nacional (PAN) y la abierta intervención del presidente Vicente Fox en pro de su compañero de partido eran la prueba de una injerencia ilegítima.

Por Diario La Primera | 25 ago 2010 |    
Alan García comete desde hace rato ese tipo de fraude. El diario La Tercera de Santiago de Chile recordó ayer unas declaraciones de García en que éste confiesa su preferencia por los candidatos Luis Castañeda y Keiko Fujimori, porque garantizan la continuidad de su política. (Y le aseguran impunidad para los actos de corrupción en que ha incurrido en los últimos cuatro años).

El diario chileno informa que esas declaraciones fueron formuladas el16 de este mes, cuando el mandatario peruano recibió en Palacio a una delegación chilena encabezada por el ministro de Defensa de Chile, Jaime Ravinet.

Uno de los integrantes de la delegación chilena fue quien reveló pormenores de la cita palaciega, en la cual García explicó que “cualquiera de los dos (Fujimori o Castañeda) que gane la contienda, lo dejaba tranquilo porque ambos son continuadores del modelo económico”. Es decir, de los privilegios para las grandes empresas.

García buscará se mantenga su línea prochilena, sobre todo en materia económica. Hace un año, el 23 de agosto de 2009, declaró al mismo diario mapochino: “La inversión chilena está llegando. A veces me pregunto si tengo mejores relaciones con las empresas y los inversionistas chilenos que con otros sectores.”

En marzo de 2009, García explicó que él no podía señalar quién será el próximo presidente del Perú; pero sí podía evitar que se eligiera a alguien que él no quisiera.

El país, los partidos, la prensa no oficialista, los movimientos sociales, deberían rechazar esta descarada voluntad de fraude.

A la luz del anuncio de García, se puede prever que recurrirá a la manipulación de los fondos del Estado para sacar al Apra del atolladero en que la han colocado la corrupción, la demagogia y la ineptitud.

Las expresiones vertidas ante políticos extranjeros revelan cierto grado de desesperación. Una prueba adicional de ese estado de ánimo surgió ayer en sus declaraciones sobre seguridad ciudadana. A los cuatro años de gobierno, García se percata de que la Policía presta seguridad a los funcionarios del Estado, no a la población.

Él, que acapara seguridad cuando se moviliza en misiones oficiales o íntimas, se escandaliza del abandono que sufren los ciudadanos.

García promete ahora reducir su escolta escandalosa. Sospecho que va a ser otra escandalosa mentira.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com