Francia: giro a la izquierda

El socialista François Hollande es desde anoche presidente electo de Francia. Como lo habíamos comentado hace semanas, este triunfo previsible va a tener resonancias en Europa y en todo el mundo. La derrota de la derecha francesa altera ideas, políticas, alineamientos internacionales, actitud frente a los inmigrantes.

| 07 mayo 2012 12:05 AM | Columna del Director | 2.6k Lecturas
2638

Lo dijo Hollande anoche: “Hoy, soy el responsable del porvenir de nuestro país, pero sé también que Europa nos mira. En el momento en que el resultado fue proclamado, estoy seguro de que en no pocos países europeos se sintió un alivio, una esperanza, la idea de que por fin la austeridad no puede ser una fatalidad.”

La victoria socialista, con 52 por ciento de los votos, pone fin a un régimen que se ha caracterizado por la sumisión a los dictados del Fondo Monetario Internacional, con sus efectos de ataque a los derechos sociales, el desempleo, el racismo y, en el caso de Sarkozy, por si fuera poco, una fuerte carga de autoritarismo personal.

La victoria de Hollande, que en esta segunda vuelta ha recibido el apoyo de toda la izquierda, refleja el amplio proceso de descontento y protesta que se despliega en toda Europa.

El 24 de abril de 2004, en uno de sus frecuentes viajes a Estados Unidos, el hoy derrotado presidente Nicolás Sarkozy declaró en la cena de gala del Comité Judío Estadounidense: “En Francia, algunos me llaman Sarkozy el norteamericano. Estoy orgulloso de eso”.

En octubre de 2004, declaró a estudiantes de la Universidad de Columbia, en Nueva York, que se sentía extranjero en su propio país. En el diario Le Monde, el 28 de junio de 2005, reveló que en mayo de 2003, poco después de iniciada la invasión de Irak, fue recibido secretamente por el embajador de Estados Unidos en París y le declaró: “Yo amo a Estados Unidos, al pueblo estadounidense. Ustedes pueden contar con mi devoción, aunque mi deber de lealtad me obliga a sostener la decisión de Chirac”. Jacques Chirac era entonces presidente de Francia y jefe del partido en que Sarkozy era dirigente).

Aleccionador es que, al reconocer su derrota, Sarkozy expresara: “Asumo toda la responsabilidad de la derrota. Cuando hay una derrota, el número uno tiene que asumir la responsabilidad”.

A renglón seguido, anunció su retiro de la política.

Los grandes derrotados del Apra, Alan García y Jorge del Castillo, debieran seguir el ejemplo.

Cabe anotar que Sarkozy es el primer mandatario derechista de Europa barrido por la crisis y los excesos neoliberales. Hasta ahora, las víctimas eran socialdemócratas obedientes al programa reaccionario del FMI: José Luis Rodríguez Zapatero en España, José Socrates en Portugal, Giorgos Papandreu en Grecia.

Es probable que el cambio en Francia abra camino a debates sobre el destino del capitalismo y sobre las reformas y reconquistas sociales que urgen.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com