Fascismo solapado

Hasta el sábado último, Lourdes Flores “no estaba enterada” de los alcances del Decreto Legislativo 1097. Así lo declaró ante las cámaras de televisión.

Por Diario La Primera | 13 set 2010 |    

Hay que suponer que la abogada Flores no lee diarios ni revistas, pues todos han informado y opinado sobre ese dispositivo que, entre otras cosas, busca amnistiar a los asesinos del Grupo Colina.

Hay quienes sí han leído y comprendido el Decreto, y se han puesto en marcha contra él. Como LA PRIMERA ha noticiado, incluso parlamentarios apristas han expresado su rechazo al dispositivo, manufacturado por Alan García y Rafael Rey, con el aporte de Rolando Sousa y César Nakasaki, abogados de Fujimori. Víctor García Toma, el ministro de Justicia aprista, se ha distanciado de la medida.

De Rey, militante de la organización fascista Opus Dei, no se podía esperar otra cosa. Alan García, en cambio, debía guardar una mínima compostura al respecto, en homenaje a las luchas de su partido contra las dictaduras y por respeto a las víctimas de éstas, entre ellas su propio padre.

Con sus recientes decretos, que buscan impunidad y amnistía para los violadores de los derechos humanos, y por su complicidad con el fascismo local, García se consagra como digno heredero de la tradición del comandante Sánchez Cerro, el primer gobernante fascista que hubo en América Latina.

Los propios miembros del grupo Colina, asesinos cobardes de niños inocentes y mujeres indefensas, han entendido que el Decreto está destinado a amnistiarlos.

El jefe de política de El Comercio, Juan Paredes Castro, que, tomando en cuenta la historia, debería tener más cuidado con lo que escribe, afirmó ayer que “la finalidad del instrumento legal no es sino la aceleración de las causas judiciales pendientes y el respeto a las reglas de oro del debido proceso”.

Eso, en un momento en que todo el continente conoce y condena este paso criminal, que busca favorecer a criminales, incluido el presidente García y el vicepresidente Luis Giampietri.

El jurista Martin Scheinin, Relator Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha revelado lo que es fácil comprender, y Paredes Castro no comprende: los autores del Decreto tienen ya una relación de los posibles favorecidos. Rolando Sousa, presidente de la Comisión de Justicia (¡!), del Congreso, mostró la lista a Scheinin.

Sousa, ex abogado del general (r) Nicolás Hermoza, es de aquellos que han convertido al Congreso en un campamento de lobbies y casi una fea inutilidad. Su papel no es defender la justicia. Está luchando, paso a paso, por que el país olvide las faenas de quienes, en competencia con Sendero Luminoso, mandaron asesinar a miles de peruanos y, además, saquearon la caja fiscal, robando incluso miles de millones de dólares destinados a la defensa nacional.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com