Fantasía sin límites

La reacción de los círculos gobernantes de Chile frente a los alegatos del Perú en la Corte de La Haya van desde lo fantástico hasta lo injurioso.

| 04 diciembre 2012 12:12 AM | Columna del Director | 719 Lecturas
719

Típico es el comentario del diputado Alberto Cardenil, de Renovación Nacional (el partido de Sebastián Piñera, que agrupa a la derecha política): “La exposición de Allan Wagner ha sido bastante fome (chilenismo por aburrido, sin gracia). Muy burocrática y con un inglés, creo yo, bastante deficiente ante la Corte, pero diciendo barbaridades, con una gran cara de palo”.

Este Cardenil es jefe de la bancada del partido de Piñera en el Congreso. Se supone que reflejó el punto de vista de La Moneda cuando dijo: “Allan Wagner empezó su exposición con una falsedad del porte de la Catedral de Lima, y es afirmar que entre Perú y Chile no existen tratados de límite, en circunstancias en que los Tratados de 1952 y 1954 son Tratados de límites literal e interpretativamente”.

El congresista chileno dice barbaridades del tamaño de varias catedrales, y necesitó sin duda poner cara de palo para afirmar que los convenios específicos y tripartitos de 1952 y 1954 son Tratados bilaterales. Es la tesis de Chile, que no resiste el análisis.

Autoridades de Chile, empezando por Alfredo Moreno, ministro de Relaciones Exteriores, aseveran que en los argumentos peruanos expuestos ayer en La Haya “no hay sorpresas ni antecedentes nuevos que compliquen la posición de Chile”.

No veo por qué tenía el Perú que variar su línea. La verdad es una sola y es inalterable.

La ligereza de los comentarios formulados por políticos chilenos se condensa en este hecho: la esencia de la etapa de alegatos ante la Corte consiste, precisamente, en la presentación de un resumen de los argumentos de cada país. En esta fase, toda repetición no es una ofensa. Es una obligación.

Lo que sí es una ofensa a la razón es seguir sosteniendo que convenios pesqueros de tres países pueden ser convertidos en Tratados de límites.

Pero hay algo más: puesto que no existe tratado de límites marítimos, corresponde a la Corte comprobar que no hay tal tratado, puesto que no hay fecha ni lugar, ni texto que ubique ese documento bilateral.

Corresponderá a la Corte decidir con un criterio de equidad, de equidistancia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Espere...