Faenón del dúo García-Chang

Desde el primer momento, en 2008, surgieron fuertes sospechas sobre la venta de las sedes del Ministerio de Educación y de la Presidencia del Consejo de Ministros. Fue desde entonces una vergüenza que Educación se alojara en diversos espacios y llegara a ocupar lugares vitales de la Biblioteca Nacional y del Museo de la Nación.

| 11 abril 2012 12:04 AM | Columna del Director | 3k Lecturas
3034

Aparte del negociado multimillonario, esa maniobra revela el desprecio por la cultura del dúo aprista conformado por el entonces presidente Alan García y su ministro de Educación José Antonio Chang.

Ahora el escándalo se empieza a desvelar. Los números explican cómo es eso de que la plata viene sola, mejor dicho, se va a las cuentas de los traficantes de la política y se aleja de los fondos del Estado.

Nuestra redactora Vilma Escalante precisó ayer que la sede de Educación se malbarató en poco más de 13 millones de dólares, cuando su valor era de más de 63 millones y medio de dólares. Se defraudaron así al Fisco 50 millones de dólares y pico.

En enero de 2009, Chang afirmó que la venta de la sede educativa se hizo porque el local no ofrecía seguridad. Sin embargo, el local siguió funcionando durante nueve meses más. Era un edificio amplio, con buenas oficinas y bien construido, con amplios jardines.

El 13 de marzo de 2008, Chang encargó, por Resolución Ministerial, a la Superintendencia de Bienes Nacionales la venta por subasta pública de la sede ministerial. Entonces empezó la maniobra. La Resolución no apareció en El Peruano, como manda la ley. Se alistaba, pues, el secreto.

La venta se produjo en típico estilo aprista, dentro del modelo faenón. La subasta se realizó el 27 de mayo de 2008 por la Superintendencia de Bienes Nacionales. Fue en tiempo récord. Estaba programada para las 10 de la mañana y se realizó seis minutos después. Con un solo postor: Inversiones San Borja, del Grupo Brescia.

No se trata sólo de que la empresa haya logrado un buen precio. El fondo de la cuestión es: ¿cuánto se llevaron los socios García-Chang por la “rebajita”?

La sede fue vendida sin tener un local sustitutorio, a pesar de que el régimen había anunciado que ya existía un terreno y un anteproyecto para la construcción venidera. En realidad no había nada, salvo la impaciencia de García y Chang por recabar dólares.

Chang, el insólito ministro de Educación, que había sido echado de la Universidad Católica por muchos cursos desaprobados, obtuvo como negociante nota 20 en aprovechamiento.

Sergio Tejada, presidente de la Megacomisión del Congreso que investiga presuntos actos de corrupción bajo García, ha señalado que es posible que ese organismo investigue la venta de las sedes de Educación y del Consejo de Ministros. Sería acertado, porque eliminaría las cortinas de humo que se están lanzando en la Megacomisión.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com