Estelas de la Marina

El atentado contra la Fiscal Gladys Echaíz ha desatado la mar de conjeturas. No las voy a enumerar, pero después de examinarlas y confrontarlas queda en claro que todos los caminos conducen a marinos retirados o en actividad, y a la propia Marina.

| 03 febrero 2009 12:02 AM | Columna del Director |530 Lecturas
530

La Marina ha buscado limpiarse, por ejemplo, de la compra de aparatos de interceptación telefónica. Ha sostenido que fueron adquiridos a título personal por un capitán de navío, quien usurpó el nombre de la Marina.

¿Es esto tan fácil?

Si lo fuera, cualquier marino podría adquirir por su cuenta mañana, u hoy mismo, un submarino estadounidense, tomando el nombre de la Armada, para emplearlo luego en el traslado de cocaína.

Sin duda que los servicios de inteligencia naval de Estados Unidos saben quién compró, quién pagó y quién trasladó los equipos y a qué lugar fueron conducidos.

A Washington habría que acudir en busca de información, aunque sospecho que no van a colaborar, porque la inteligencia de la US Navy tiene estrecha alianza con la Armada peruana.

Partamos de la primera hipótesis que se maneja en el caso Echaíz: que el ataque proviene del fujimorismo, en vísperas de que se dicte sentencia contra Fujimori.

Para admitir esa tesis habría que suponer una ruptura final entre el Presidente Alan García y el vice Luis Giampietri, quien representa a la vez al fujimorismo y a la Marina. Algo más, implicaría el final de la santa alianza aprofujimorista. Lo dudo.

Otra conjetura supone que los autores de los balazos responden al interés de Business Track, la empresa del ex marino Elías Ponce Feijóo. Ponce es, como se sabe, íntimo de Giampietri; pero puede actuar con relativa autonomía.

Un marino en actividad, que conoce las entrañas de la Dirección de Inteligencia de la Marina (DINTEMAR), comentando mi columna “Teléfono mal logrado” del 20 de enero, me confirma el papel de un protagonista ausente de los comentarios: la CIA.

“Anteriormente”, me explica el oficial, “DINTEMAR enviaba personal a recibir instrucción en Washington. Ahora, los cursos se realizan en las instalaciones de DINTEMAR, con instructores norteamericanos”.

El dato abre un amplio campo de sospechas: “Luego de la difusión de los petroaudios, el director de Inteligencia de la Marina, Contralmirante Pedro García Llaque, como medida de precaución, coordinó con la CIA para retirar esos equipos, que estaban en un ambiente que ocupaba un EMI (Equipo Móvil de Inteligencia), que funcionaba en la cuadra 1 de la Calle Diego de Almagro, distrito de Punchana-Maynas”.

Agrega: “Estos equipos fueron enviados a Lima, en vuelos especiales de la CIA, en un caso, y en otros, en vuelos comerciales”.

¿Por qué la CIA y la Inteligencia de la Marina se alarmaron ante la aparición de los petroaudios?

He ahí otra pista a seguir.

Loading...



...
César Lévano

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com