Enigmas en torno a Antauro

El traslado de Antauro Humala a la Base Naval del Callao despeja algunos enigmas y crea otros. Es evidente que se trata de un castigo, quizás inspirado por el enojo del Presidente Ollanta Humala, a quien Antauro acababa de calificar de “huachimán de Palacio”. Para el traslado se dictó, casi al mismo tiempo, un cambio en el reglamento del centro de reclusión naval. Se enuncia ahí una amenaza grave: cualquier interno que haya cometido delito de extrema gravedad puede ser encerrado en la Base Naval.

| 04 abril 2012 12:04 AM | Columna del Director | 3.5k Lecturas
3523

¿Qué significa esto? ¿Se está pensando en una nueva cárcel, en la que pueden ser internados incluso reos primarios a los que la autoridad considere peligrosos?

Al momento de cambiar de prisión a Antauro, se trasladó al Penal de Piedras Gordas a tres presos del MRTA: Víctor Polay, Miguel Rincón y Peter Cárdenas, así como al exsenderista Óscar Ramírez Durand “Feliciano”. Según el Ministro de Justicia, Juan Jiménez, este cambio carcelario se debe a que Antauro no podía estar junto a terroristas. Se ha indicado asimismo que en la prisión naval se están realizando obras de ampliación.

La de la Base Naval no es una prisión militar. Es una cárcel sujeta al Instituto Nacional Penitenciario (Inpe). Todo el aparato interior es controlado por éste, aunque el área externa permanece bajo la vigilancia de la Marina.

El Ministerio de Justicia y el Inpe deberían explicar al país el propósito y los alcances de la ampliación en marcha.

El Inpe ha señalado, por otra parte, que la permanencia de los presos del MRTA y de “Feliciano” en Piedras Gordas es temporal, y terminará cuando se acabe el trabajo de ampliación en la Base Naval. Abimael Guzmán, a través de su esposa, Elena Iparraguirre, pidió ser enviado también él a Piedras Gordas.

Los internos de la Base Naval sólo pueden recibir visitas de los familiares directos (padres, hijos, hermanos y esposa), previa solicitud. Pueden escribir cartas a mano o mecanografiadas, que pasan por la censura. No pueden hacer llamadas telefónicas locales, aunque sí pueden recibir llamadas del exterior de parientes directos una vez al mes, pagadas por ellos y con un censor al lado.

Cabe suponer que el locuaz Antauro va a sufrir con las nuevas condiciones. Entre otros problemas, no podrá fumar marihuana. La prensa de derecha, que se refocilaba con las declaraciones de Humala y las consagraba ostentosas primeras planas, va también a sufrir con la modificación.

La cercanía de Antauro con Vladimiro Montesinos y con Abimael Guzmán y Florindo Eleuterio Flores Hala “Artemio” exjefe de Sendero Luminoso en el Huallaga, podría instaurar un diálogo revelador. Eso no es posible en las condiciones actuales. No olvidemos que el senderismo se acercó a Antauro en los días en que abrigaba ambiciones electorales, con un buen cargamento de firmas ficticias.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com