Encuestas en su laberinto

Mientras los revocadores decían que no y después decían que sí respecto de su presencia en el debate municipal, tres encuestas publicadas ayer informaban que la mayoría de limeños estaba por el Sí, es decir, contra Susana Villarán.

| 11 marzo 2013 12:03 AM | Columna del Director | 861 Lecturas
861

Las cifras giran en torno al mismo nivel. Apoyo da al Sí 10 puntos de ventaja; CPI, 8.6 por ciento; CfK, 9 por ciento. Estos números indicarían que los revocadores pueden ganar. La ventaja no es abrumadora y puede, por tanto, desaparecer.

Alfredo Torres, director de Ipsos Perú, que realizó la encuesta para El Comercio, ha indicado que el 14 por ciento de sus encuestados incurren en un error conceptual. “El 14 por ciento de los electores cree que votar por el Sí es votar por la continuidad de Susana Villarán”, escribe Torres.

Como se sabe, las encuestas son sólo fotografías instantáneas. Sabido es asimismo que hay un 20 por ciento de personas que deciden su voto el día mismo del sufragio, a veces debido a diálogos casuales en la fila misma de los electores.

La semana que hoy empieza puede confirmar o negar los datos obtenidos por las encuestadoras. En su transcurso, las fuerzas comprometidas van a redoblar sin duda sus esfuerzos. Los contrarios a la alcaldesa –el Apra, el fujimorismo, los mafiosos a la caza de nuevos ingresos mal habidos– preparan su ofensiva final. Esos sectores contrarios a la honestidad y los derechos humanos, manchados por el robo y por el crimen, verían en su victoria un estímulo para volver a lo mismo.

Sería ese un resultado repulsivo. Quizá hay que explorar debilidades y errores en la campaña por el No. Creo, por ejemplo, que la alcaldesa Villarán debió programar su participación en la exposición de motivos que hubo anoche. La presencia del ambiguo Luis Favre como asesor pagado de la campaña puede haber restado ánimos y votos.

Estos días son decisivos no solamente para Lima y el Concejo de Lima, sino también para la política, la cultura y la decencia pública en el país.

El debate final se vio antecedido por episodios que pintan lo que es la política peruana. Marco Tulio Gutiérrez, abogado que ha recorrido partidos y oportunidades, más que principios, y que culminó su faena con un agravio a las mujeres, es el exponente jocoso y dramático de una causa de bajos fondos, pero con muchos fondos.

El resultado de este episodio es que, por disposición de los revocadores y del Jurado Nacional de Elecciones, el sector del Sí sólo pudo ser representado por una persona, Patricia Juárez. Ese hecho inesperado indica cuán provechoso hubiera sido para el No que la alcaldesa entrara al debate.

En el voto del domingo próximo habrá un candidato oculto; las encuestadoras. Las urnas dirán hasta qué punto las encuestas reflejaron la voluntad popular y midieron bien sus pulsiones.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.56484913826