En la hora punta del caos

Una decisión de la Municipalidad de Lima puede llevar al retiro de 120 mil taxis informales. El propósito edil es enfrentar el caos en el transporte de Lima, que ha llegado a convertirse en un gran mal urbano. Hay zonas en Lima, sobre todo en el centro, en las cuales cruzar una avenida puede exigir 15, 20 o más minutos.

| 31 agosto 2011 12:08 AM | Columna del Director | 2.6k Lecturas
2661

La congestión significa atrasos para empleados, estudiantes, empresarios, profesionales y turistas. Los expertos calculan que los transportistas pierden mil millones de soles al mes gastando combustible en vano durante las horas punta.

La alcaldesa Susana Villarán ha declarado que por la Lima Metropolitana circulan 210 mil taxis informales y 120 mil formales. Ha precisado que los taxis sólo cubren el diez por ciento del transporte público, pero ocupan el 72 por ciento de las vías y generan un tránsito lento.

Propone el municipio que los taxis que circulan por la Lima Metropolitana se asocien en empresas a fin de garantizar seguridad a los usuarios.

Todo esto configura un plan de emergencia para enfrentar una coyuntura acumulada en años, agravada bajo los regímenes de Alberto Fujimori y Alan García, quienes autorizaron la importación masiva de vehículos usados.

¿Basta con un plan de emergencia? No basta.

Lo que se requiere es una estrategia bien estructurada y no inmediatista. Será necesario sin duda un proyecto quinquenal para enfrentar no sólo el caos, sino también la creciente contaminación ambiental, producida por el uso de diésel y gasolina.

El parque automotor de Lima tiene una antigüedad promedio de 15 años. Es urgente renovarlo, con vehículos que consuman gas, el cual es ya ahora 60 por ciento más barato que la gasolina. El abaratamiento previsible del gas ha de hacer aún más ahorrativo su uso.

Ahora bien, los transportistas no pueden renovar sus vehículos, porque en el Perú no existe un financiamiento con bajo interés.

Un bus de 12 metros marca Volvo cuesta 180 mil dólares. Adquirirlos, con los altos intereses que cobra la banca local, resulta inviable, salvo que se autoricen fuertes alzas en el pasaje.

La empresa automotriz más grande de China ha aprobado conceder, a través de la banca china, una línea de créditos al cuatro por ciento anual. El bus chino de 12 metros de largo cuesta 120 mil dólares desaduanado o nacionalizado. Desde la fábrica está hecho para el empleo de gas.

El Dr. Carlos Torres, colaborador de este diario, a través de sus contactos en China que datan desde 1972, informa que ha logrado que la empresa Ankai, a través de la banca china, conceda al Perú una línea de crédito para la compra de buses Ankai al 4% anual de interés, pero a condición de que COFIDE o el Banco de la Nación acepten administrar esta línea de crédito.

Hay que encender semáforo verde a esa propuesta.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com