El retorno de El Frontón

El Tribunal Constitucional escuchará hoy a las partes en el juicio por la matanza de El Frontón: los abogados del Instituto de Defensa Legal, en representación de los familiares de las víctimas, y el Procurador del Poder Judicial, que defenderá la tesis de que el delito ha prescrito.

Por Diario La Primera | 27 ago 2008 |    

Esta última posición favorecería al Presidente Alan García y al Vicepresidente Luis Giampietri, responsables de ese masivo crimen de lesa humanidad.

El 2 de octubre del 2007, en esta misma columna, expuse un testimonio revelador sobre el caso. Provenía del libro Mi paso por el periodismo, escrito por Mario Miglio, ex director de Expreso y amigo muy cercano de Manuel Ulloa.

En ese texto Miglio revelaba cómo, de acuerdo a dos fuentes, supo, la noche anterior a la masacre, de la intención de Alan García de proceder “a la extinción de los reclusos” amotinados en la isla.

Una de las fuentes era Nicanor González, empresario de televisión.

La otra fuente era nada menos que Manuel Ulloa (entonces en Nueva York), quien había recibido el dato por llamada telefónica de Luis Gonzales Posada desde Lima.

La parte pertinente expresa, en carta dirigida a Alejandro Sakuda, entonces director de La República:

“Escuché la versión del señor Gonzales hace más de tres años, en una reunión social y en compañía de otras personas. En esa oportunidad el señor Gonzales afirmó que había registrado el hecho en previsión de lo que podría ocurrir. No recuerdo si mencionó un casete o un documento escrito, pero sí que añadía que lo había depositado en una Notaría Pública.

“Creo, asimismo, pertinente relatar otro episodio sobre el mismo tema que corroboraría la actitud del ex presidente García Pérez en la víspera de la masacre. La noche del 18 de junio de 1986, estando yo de visita en la ciudad de Washington, recibí desde Nueva York, una llamada telefónica a través de la cual me enteré del motín en los penales y de la decisión del gobierno de emplear la violencia contra los reclusos esa misma noche. La persona que me llamó desde Washington es un amigo y destacada figura política. No recuerdo con precisión las frases que utilizó pero ellas me hicieron suponer que se procedería a la liquidación de los reclusos.

“La información que me proporcionó mi amigo desde Nueva York se basaba en una previa llamada telefónica que le había dirigido desde Lima el entonces ministro de Justicia, Luis Gonzales Posada”.

En el libro aparece esta aclaración: “Creo conveniente, en esta oportunidad, después de más de 13 años del luctuoso suceso, revelar que la persona que me llamó desde Nueva York a Washington fue Manuel Ulloa Elías”.

Esta información es abrumadoramente demostrativa de que la masacre fue ordenada desde Palacio por el entonces Presidente García. Gonzales Posada debería prestar su testimonio.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com