El pago de Chile

La presidenta de Chile calificó ayer de “altisonantes y ofensivas” las palabras del presidente del Perú respecto al caso de espionaje denunciado por nuestro país. En realidad, lo único altisonante del mensaje de Alan García fueron un adjetivo (“repulsivo”) y un sustantivo (“republiqueta”).

| 18 noviembre 2009 12:11 AM | Columna del Director | 405 Lecturas
405

Como ayer señalamos, el mensaje del mandatario peruano no iba al fondo de la cuestión y más bien, de antemano y sin pruebas, exculpaba a la presidenta Michelle Bachelet y sus ministros del espionaje.

Ni esa absolución gratuita calmó a la señora Bachelet y sus ministros. Es una señal de que el régimen de Santiago no va a reconocer su culpa ni dar explicaciones.

Es eso lo que hizo Chile cuando el gobierno de Alejandro Toledo, gracias a la denuncia y la gestión del entonces canciller peruano Manuel Rodríguez Cuadros, exigió a Chile disculpas por la entrega de un arsenal de armas a Ecuador durante el conflicto del Cenepa.

Chile eludió entonces un reconocimiento franco de ese acto de agresión contra la soberanía y la integridad territorial del Perú, y contra la vida de nuestros soldados.

Resultan injustificadas las declaraciones formuladas ayer por el canciller José Antonio García Belaunde, según el cual el Perú no va a romper relaciones diplomáticas con Chile y promete, sin que Chile lo pida, que nuestro país no “va a adquirir más armas” (¡!).

Podemos discrepar (o no) con la ruptura de relaciones; pero nadie, creemos, puede coincidir con la promesa de no comprar armas.

El escándalo ha tenido, por otra parte, la virtud de sacar del clóset la naturaleza de muchos políticos y analistas chilenos. Así, José Rodríguez Elizondo, ex izquierdista y ex embajador de Chile en Israel, escribió ayer en La Tercera, diario oficioso del gobierno mapochino, un texto polémico titulado “Alan García: Del aprismo al nacionalismo”.

El escrito tiene, más allá de García, trasfondo ideológico. Parte del supuesto de que entre el nacionalismo y la integración latinoamericana hay una oposición radical.

Parecido debate se planteó en el Viejo Continente, a raíz de la creación de la Unión Europea. La disputa persiste, pero los sectores europeos más lúcidos coinciden en que se debe construir una Europa de las Naciones, y no contra las naciones.

Mario Vargas Llosa ha esgrimido contra los nacionalistas la invectiva de Samuel Johnson (1709-1804): “El patriotismo es el último refugio de los pillos”. El conservadurismo y el autoritarismo monarquista eran el escudo del doctor Johnson.

Ya José Carlos Mariátegui diferenciaba entre el nacionalismo de los países dominados y el de los dominantes. Hay que situar las ideas políticas en su coyuntura y su época.

Por lo demás, motejar de nacionalista al presidente García es calumnia vil. Máxime si la profiere un chileno.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com