El mundo del 2009

Cada año, el semanario londinense The Economist consagra una amplia edición especial a previsiones sobre lo que trae el año venidero en economía, finanzas, ciencia y medio ambiente.

Por Diario La Primera | 20 dic 2008 |    

Cifras significativas: China crecerá 8%; Estados Unidos decrecerá 0.2%; Alemania crecerá 0.2%; Francia decrecerá 0.1%; el Reino Unido decrecerá 1%.

El Perú resulta bien colocado: su crecimiento bajará a 6.4%; pero será el mejor de América. Cuba le sigue, con 4.5%.

La publicación señala que en 2009 “la protesta pública y la militancia laboral crecerán en el Perú”. The Economist no lo dice; pero bien sabemos que el aumento del Producto Bruto Interno tenía mucho que ver con las exportaciones y el alto precio de nuestras materias primas, factores que ahora van a declinar.

En el Perú el crecimiento no ha marchado del brazo con la justicia. Carencia de derechos laborales para la mayoría de trabajadores, salarios de hambre, despidos masivos por el delito de organizar sindicatos, jornadas de trabajo de diez o más horas: he ahí un breve repertorio del abuso dominante.

El país estelar de nuestra América seguirá siendo, en la visión del semanario, Brasil.

Ya en el editorial de apertura, Daniel Franklin señala que en el 2009 se va a acelerar el deslizamiento del poder global a lugares tales como Brasil, Rusia, India y China.

En el caso del país de Lula, ello se debe a la robustez y variedad de su economía, capaz de producir no sólo cacao, soya y petróleo, sino también aviones, automóviles y armas.

Henry Kissinger, ex secretario de Estado de Estados Unidos y patrocinador de dictaduras y asesinatos, se da un golpe de pecho con un artículo titulado “Final de la arrogancia” (An end of hubris).

Sostiene Kissinger: “A medida que entiende los límites de la hegemonía, Estados Unidos debería establecer consultas más allá de la concepción estadounidense. El G8 necesitará un nuevo rol para abarcar a China, India, Brasil y quizás Sudáfrica”.

Acoge la revista un texto de Luis Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil. Señala Lula logros notables de su política: el número de pobres se ha reducido a la mitad. La clase media constituye hoy la mayoría del país: 52%. La deforestación de la Amazonía ha disminuido a la mitad.

Lula indica que Brasil, que rompió con los derechos de patente en los fármacos antisida, va a ayudar en el 2009 a Mozambique a establecer una fábrica de drogas destinadas a combatir ese mal de dos siglos.

En contraste con lo concedido por Alan García en el TLC con Estados Unidos, dice Lula: “La protección de la propiedad intelectual no puede predominar sobre el imperativo ético de que la población pobre tenga acceso a las medicinas salvadoras”.

Así se confirma lo acordado en Brasil por los países de América Latina y el Caribe: en el nuevo mundo un mundo nuevo es posible.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com