El indulto como insulto

Los hijos de Alberto Fujimori han presentado al Ministerio de Justicia una solicitud de indulto para su padre. El documento arguye que el exdictador padece de un cáncer terminal y que, además… ¡es inocente!

Por Diario La Primera | 12 octubre 2012 |  1.1k 
1150  

Todo el mundo conoce que los vástagos de Fujimori saben que su padre no padece cáncer terminal y que goza de una prisión de privilegio. Solo Abimael Guzmán, en su cárcel conyugal negociada con Fujimori y Montesinos, gozó de beneficios excepcionales, de los que no gozaron presos políticos como el expresidente José Pardo, el depuesto Augusto Bernardino Leguía, el dirigente estudiantil Víctor Raúl Haya de la Torre o los escritores Ciro Alegría y José María Arguedas.

Los hijos de Fujimori no solo conocen la bajeza moral de su progenitor. Fueron beneficiarios directos de una corrupción que les permitió estudiar, a todo lujo, en las universidades más caras de los Estados Unidos.

Fujimori no fue condenado a 25 años de prisión por sus latrocinios caudalosos o la venta a precios de vergüenza de bienes nacionales altamente rentables. Esos crímenes todavía están pendientes de investigación exhaustiva y condena. Aún falta desenmascarar testaferros y cómplices.

La sentencia de Fujimori fue por homicidio calificado, lesiones graves y secuestro agravado.

Dicen los herederos de Fujimori que su padre salvó al Perú de la quiebra. Ese es un cuento chino, o japonés. El fujimorato dejó al país en ruinas. Abrió de par en par las puertas del mercado interno, con lo cual arruinó la industria. El agro se hundió en la miseria.

Sabido es, por otra parte, que la guerra sucia ordenada por Fujimori y Vladimiro Montesinos contra la guerra no menos criminal de Sendero Luminoso, sembró la muerte y cosechó senderistas. La lucha de los campesinos, los intelectuales que no temblaron ante las amenazas de muerte senderistas, y el trabajo de inteligencia policial, condujeron a la derrota senderista.

Ahora, el tema del indulto pasa a manos de la Comisión de Indultos y Gracias del Ministerio de Justicia, cuyos miembros fueron nombrados casi todos a fines de agosto.

Si el Presidente Ollanta Humala, el único que puede otorgar indulto, cediera a las presiones a favor de Fujimori, abriría una etapa muy grave. Los presos fujimoristas, incluido Montesinos, exigirán su libertad. Lo mismo ocurriría con los jefes senderistas. No es casual que el MOVADEF senderista reclame amnistía para todos “los presos políticos”.

Las víctimas de la violencia, los familiares de personas inocentes –como los moradores del callejón del jirón Huanta y los estudiantes de La Cantuta– encenderían una hoguera de cólera y protesta.

Referencia
Propia



    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

    Loading...

    Deje un comentario