El horror de los errores

Dos organizaciones sociales, de cuyo nombre no quiero acordarme, han publicado en importantes documentos la letra de La Internacional, el himno obrero. Lo malo es que la versión ahí publicada es un agravio.

| 25 abril 2012 12:04 AM | Columna del Director | 2.8k Lecturas
2815

Dice el texto desfigurado:

“Cambiemos el mundo de face
hundiendo al imperio burges”.

Por lo visto, quién transcribió la letra no sabe que existe la palabra fase. Algo más: quiere acabar con un imperio desconocido: el burges. No se mete con el imperio burgués.

Más adelante, el transgresor prosigue:

El día que el triunfo alcancemos
Ni exclavos ni hambrientos habrán.

Esos exclavos deben de ser piezas de hierro que han dejado de ser clavos. El autor ignora, por otra parte, la forma verbal impersonal: habrá, no habrán.

La faena culmina con el verso:

Que la tierra de todos sus frutos.

El verbo se escribe en este caso con tilde: dé.

Al margen de quien sea el autor de estos desaguisados, lo que se exhibe es un descuido de las dirigencias. Pero hay un mal más profundo: la tradicional dejadez de la izquierda peruana en cuanto a la comunicación. Por algo el maestro Teodoro Núñez Ureta dijo que no había ingresado a ningún partido por temor de recibir de un dirigente órdenes en mal español.

En las fallas mencionadas se pueden leer los síntomas de la incultura que cunde en el Perú. Una fuente de esa tragedia es la falta de lecturas.

Los sectores populares debieran recordar el pensamiento de José Carlos Mariátegui: “Los bienes materiales son directamente expropiables; la cultura, no”.

La cultura hay que conquistarla, individual y colectivamente.

El himno obrero fue cantado acá en el despertar del movimiento obrero, animó marchas y coros, luchas y esperanzas. Suena, sin ser mencionado, en El mundo es ancho y ajeno de Ciro Alegría. El joven Jorge Basadre le dedicó unas páginas en la revista Variedades del 16 de mayo de 1925. El hermoso escrito “Elogio a la Internacional” fue reproducido en Apertura, el libro que el gran historiador publicó en 1978.

He aquí tres párrafos:

“Nació del ideal y de la realidad; de un eterno ensueño abstracto que poetas y filósofos sintieron y de una desesperante humillación tiránica en las glebas miserables.

“Acoge a la amargura y crea la esperanza. Trae el mensaje lejano de los hermanos que se sacrificaron o de los que luchan alentando y guiando; el mandato de los muertos en estos tiempos negros y el mandato de las generaciones mejores que vendrán. Transfigura miles de vidas oscuras con el anhelo de lo sublime y magnifica miles de horas que serían estériles en lo fugaz del egoísmo. Que su numen vigorice y extienda los sindicatos, anime las huelgas justas, aliente a la juventud…

“¡Canción inmortal! Aunque sé que aún vivirás mucho tiempo perseguida, yo que comprendí tarde tu grandeza, te doy las gracias porque has aproximado a mi pobre vida una fé”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com