El dúo Cipriani-Rey

Ahora resulta que el Cardenal Juan Luis Cipriani es un defensor de la vida y que Rafael Rey, su conmilitón del Opus Dei, lo acompaña y, además, descubre que los militares que asesinaron niños, masacraron campesinos y torturaron inocentes no cometieron delitos de lesa humanidad.

| 15 octubre 2009 12:10 AM | Columna del Director | 474 Lecturas
474

El tema central es el aborto. Lo que ambos rechazan es el aborto practicado en mujeres que tienen en su vientre niños con malformaciones graves (sin cerebro, por ejemplo).

Es el aborto denominado eugenésico.

El dinámico dúo se opone asimismo al aborto que puede darse cuando un embarazo es producto de violación.

La posición de Cipriani como defensor supuesto de la vida puede sorprender a quienes no conocen su trayectoria de prelado en Ayacucho, cuando cerraba la puerta a quienes acudían a la Iglesia Católica para denunciar asesinatos, torturas, desapariciones y, precisamente, violaciones.

Los dos mílites del Opus Dei encarnan las posiciones más reaccionarias del catolicismo. Respecto del aborto, sostienen una actitud no compartida en la casi totalidad de países civilizados.

Ejemplo clásico es Italia, cuna y baluarte del catolicismo, donde en 1981 hubo un referéndum en el cual la posición de la Iglesia católica, apostólica y romana fue derrotada por 68% de votos contra 32%.

No se discutió allí sólo sobre casos excepcionales de aborto, sino sobre el aborto en general.

La ley 194 normó luego el aborto en el país de Galileo. Se permite durante los primeros 90 días de gestación y se exige que se cumpla con todas las garantías legales y sanitarias. Tras ese plazo, sólo es posible si hay amenaza grave de daños físicos o psicológicos. Las menores de 18 años sólo pueden abortar con autorización de sus padres o tutores.

En Francia, pionera en este campo, la situación legal es parecida. El seguro social corre con el 80% de los gastos.

El aborto es libre y gratuito en Alemania, y no está penalizado en las 12 primeras semanas de embarazo.

En Estados Unidos, el aborto es permitido irrestrictamente, pero el Estado no financia el costo.

En España, con un clero recalcitrantemente reaccionario, de fuerte sesgo fascista, el aborto se autoriza cuando hay riesgo para la salud de la mujer.

En 144 países, la ley permite la interrupción del embarazo. Sólo en 17 países el aborto está absolutamente prohibido. Uno de ellos es Chile, por obra de Pinochet; otro, la República Dominicana.

Cipriani y Rey se oponen a tipos de aborto que, en realidad, la ley autoriza (el aborto terapéutico es legal en el Perú desde 1924). La razón y la compasión también se inclinan en esa dirección.

El Cardenal ha llegado a decir que la Iglesia puede acoger a los niños no deseados. Los templos se pueden llenar de hijos. A lo mejor el solterón Rafael Rey puede adoptar un buen número de éstos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com