El corazón, en España

España es el país capitalista con más desocupados: 24.6 por ciento de la fuerza de trabajo: cinco millones de personas. Miles de estos son peruanos que fueron allá en busca de una mejor vida. A lo mejor la consiguieron, y la han perdido. Ochenta mil de ellos, 43 por ciento de los compatriotas que viven en Madrid, quieren volver al Perú.

| 17 julio 2012 12:07 AM | Columna del Director | 2.2k Lecturas
2229

Es esta una tragedia, que requiere atención y acción del Estado peruano. Los parlamentarios andinos Alberto Adrianzén e Hildebrando Tapia han pedido que se apruebe una ley de Retorno para brindar facilidades a fin de que los peruanos en aprietos en la península tengan un regreso digno.

El telón de fondo de esta tragedia es la crisis en que la política neoliberal, los bancos y la corrupción han hundido a España. Mariano Rajoy, el jefe del gobierno derechista instalado este año en España, subió al poder gracias a las críticas al régimen del Partido Socialista Obrero de España. Prometió sacar a su país del hoyo. Lo ha hundido más.

Notable es que al final de junio, Rajoy consiguiera ayuda europea para reflotar el sistema financiero español. La ayuda acordada no iría al Estado español, sino directamente a los bancos.

Despidos en masa, rebaja de sueldos públicos, aumento de impuestos: nada de eso satisface el Fondo Monetario Internacional, al Banco de Reserva de la Unión Europea y a la gran timonel de Europa, Angela Merkel.

“Rajoy ha sido víctima de su propia ceguera”, estima el politólogo Fernando Vallespín, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. “Creía que iba a encontrar una aliada natural en Angela Merkel, su colega en el Partido Popular Europeo (conservador), y esperaba poder negociar con ella una flexibilización de la disciplina fiscal”. Nada de eso ocurrió.

Hay intereses escondidos debajo de esas grandes maniobras políticas. Vicenç Navarro, catedrático de Políticas de la Universidad Pompeu Fabra, explica en “Nueva Tribuna” de España:

“La gran debilidad del argumento neoliberal, que asume que el mayor problema de la economía española es el déficit y la deuda pública del Estado español, es que los datos, fácilmente accesibles, muestran su insostenibilidad. Cuando la crisis empezó en España, el Estado español no tenía déficit. Antes al contrario, tenía un superávit, mayor, por cierto, que el que tenía el Estado alemán. En 2007, el superávit del Estado español era equivalente a 1,9% del PIB, más de seis veces superior al alemán, 0,3% del PIB. Y un tanto parecido ocurría con la deuda pública, que representaba en España un 27% del PIB, casi la mitad de la deuda pública alemana, 50% del PIB”.

Después hubo un préstamo de 109 mil millones de una banca alemana a España. Esa suma gigantesca, invertida en edificios, acumuló deudas en España. Los bancos alemanes tienen que cobrar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Loading...