El 8, a la izquierda de Alan

La Cumbre del Grupo 8, que reunió en L’ Aquila, Italia, a los países más poderosos del mundo, ha parido una sorpresa: está más a la izquierda (o menos a la derecha) que el gobierno del Perú.

Por Diario La Primera | 11 jul 2009 |    

Aparte de una novedad importante, aunque insuficiente, en cuanto al cambio climático, la reunión acordó defender la seguridad alimentaria en los países pobres. Acá, nuestros gobernantes piensan en la agroexportación, pero poco les importa la agricultura para el consumo interno.

Los países del G-8 han decidido movilizar por lo menos 20 mil millones de dólares los próximos tres años para combatir el hambre y garantizar la mencionada seguridad. Estados Unidos aportará al menos 3,500 millones de dólares.

Paul Samuelson, que fue el primer estadounidense en recibir el Premio Nobel de Economía y que, a los 94 años de edad, sigue enseñando en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, comentó así una propuesta planteada por el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa (OCDE):

“Las propuestas de Italia y acogidas por la OCDE eran esperadas hace tiempo. Responden a dos instancias fundamentales, la honestidad y el desarrollo. El capitalismo nos ha demostrado que si se autorregula se autodestruye”.

Las reformas sugeridas como normas éticas, que deberían traducirse en leyes y decretos, subrayan la integridad y transparencia de los mercados y la centralidad de las necesidades de los ciudadanos.

Doce son las reglas propuestas por OCDE:

1) Integridad y transparencia sobre la base de los mercados y promovidas por los poderes públicos.

2) Las necesidades de los ciudadanos deben estar en el centro del sistema económico.

3) No a cualquier carrera para rebajar los estándares laborales, sociales y ambientales.

4) Condena a la evasión y exclusión tributaria.

5) Las relaciones gobierno-empresas deben ser transparentes.

Otras propuestas son: suprimir el secreto bancario (¿qué pensará de esto Jorge del Castillo?); obligar a las empresas a suministrar información adecuada sobre su actividad, estructura, propiedad; lucha decidida contra la corrupción internacional (¿qué dirán Alan García y Enrique Cornejo?); prohibir toda forma de proteccionismo.

En vísperas de la reunión del G-8, el presidente de Brasil, Lula, había concedido al diario francés Le Monde una entrevista en la que declaró que dicho Grupo debería ser remplazado por el Grupo 20 (G-20), capitaneado por China, India y Brasil, y del cual nos apartó Raúl Diez Canseco.

En la Cumbre en Italia, Berlusconi pidió ampliar el G-8, para incluir al G-5 (China, India, Brasil, México y Sudáfrica) y Egipto.

La idea se abre paso en el mundo, mientras en el Perú nos aislamos, y nuestra cancillería cree que la lucha es en contra de Bolivia, Venezuela y Ecuador.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com