Por Dios y por la plata

Nadie recuerda el nombre ni el papel político de Gerardo Cruz Saavedra Mesones, quien, el año 2000, al asumir el cargo de congresista, expresó con voz tonante: “juro por Dios y por la plata”. Era miembro de Perú Posible y representaba a Lambayeque. Los congresistas actuales no han seguido la frase, pero sí el ejemplo. La plata es su dios.

| 20 diciembre 2012 12:12 AM | Columna del Director | 2.4k Lecturas
2436

Aprovechando su condición de juez y parte, los “padres de la patria” se han elevado el sueldo a 30.834 soles mensuales, suma superior a la que percibe el Presidente de la República (16.000 mensuales).

Los legisladores recibían hasta ahora un bono de siete mil soles por gastos de representación. Un bono no se incorpora a los beneficios sociales. Además, estaban obligados a rendir cuentas por esa cantidad extra. Ahora se han asignado un ingreso adicional de libre disponibilidad. Parecen haber pensado: A gastar, a gastar que el mundo se va a acabar.

El aumento ha indignado a los ciudadanos. En primer lugar por la desigualdad respecto a otros sectores que pone de manifiesto. Además, porque la actual representación nacional es una de las de menor lustre de las últimas décadas. Salvando ejemplos que descuellan en el desierto colectivo.

En un recinto en que otrora resonaron las voces de Luis Alberto Sánchez, Raúl Porras Barrenechea, Mario Polar, Alfonso Benavides Correa, Carlos Malpica, Héctor Cornejo Chávez, Roberto Ramírez del Villar y otros pensadores y oradores, ahora brillan por su ausencia los grandes principios, el caudal de la historia, el filo polémico.

No se debe olvidar que Miguel Grau ocupó, en el siglo XIX, una curul que permanece vacía, en homenaje al marino heroico.

La institución de los aumentos ya no es llamada Parlamento –recinto y lujo de la palabra– y ahora se denomina modestamente Congreso. Como sabemos, congresos hay de toda clase y todo nivel.

Víctor Isla, presidente del Congreso y miembro de la bancada nacionalista, ha dicho que el aumento es “impopular pero necesario”. Coincide con congresistas de la derecha que aseveran que necesitaban ese incremento para cumplir misiones como el viaje a su lugar de origen. Dan a entender, así, que el jugoso sueldo que reciben es intocable.

En ocasiones como esta vuelve a la atención pública la forma como se elige candidatos al Congreso. Es un secreto a voces que en muchos casos se paga por figurar en una lista. Los primeros puestos son de tarifa más alta. No interesan preparación intelectual (que no es igual a título académico), ni identificación probada con el interés social y nacional, ni la limpieza moral, ni la adhesión ciudadana. Eso ha desacreditado al Congreso, y también a los partidos.

En muchos casos, lo único que interesa a los gerifaltes del partido, como a Gerardo Cruz, es la plata.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

1.00774216652