Compás de espera

El expremier Óscar Valdés había dicho que quería pasar felices fiestas patrias, es decir, fuera del Consejo de Ministros. El Presidente Ollanta Humala le ha concedido esa alegría, que es compartida por la mayoría del país. Valdés tenía un bien ganado desprestigio. Su salida es la mejor noticia de estos días.

| 24 julio 2012 12:07 AM | Columna del Director | 2.2k Lecturas
2232

Juan Jiménez Mayor, quien era ministro de Justicia, remplaza a Valdés. Se trata de un jurista que cuenta en sus antecedentes positivos el haber sido viceministro de Justicia del régimen de Valentín Paniagua. En los últimos días, Jiménez se pronunció contra el fallo de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema que rebaja las condenas del Grupo Colina, esa gavilla de asesinos e ineptos que eran secuaces de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Por lo menos en el campo del derecho, el nombramiento de Jiménez es una buena señal.

Sorprende gratamente la permanencia de Rafael Roncagliolo, quien ha asumido con acierto la dirección de la causa peruana en el diferendo con Chile, en las relaciones con los países de Nuestra América y, en general, en la política internacional en un momento de crisis y viraje en el mundo. El canciller había manifestado su fatiga en el cargo. La noticia había sido festejada en las altas esferas de Chile.

Rasgo negativo es, en cambio, la permanencia del ministro de Economía, Miguel Castilla. Se trata de un representante de la política neoliberal que está en quiebra; que, mejor dicho, está arrojando a la quiebra a países como España, Italia, Grecia, Irlanda, Portugal y Gran Bretaña. El sacudón que asoma en la economía mundial, incluida la de China y la India, requiere alertas y cambios profundos en ese ministerio.

En resumen, en la reestructuración ministerial unas son de cal y otras de arena. En esencia, no hay cambio fundamental en la orientación política y económica. El actual gobierno es y sigue siendo un régimen de centro derecha.

La naturaleza de los cambios en la proximidad del 28 de Julio y del mensaje presidencial arroja luz sobre lo que se viene. Es, puede decirse, un adelanto del mensaje. Es de desear que el nuevo presidente del Consejo de Ministros haga primar en el caso Conga la virtud del diálogo y la justicia. Esa puede ser la principal y más importante novedad, después del tránsito de Valdés, que significó preferencia por la represión y por los intereses de la gran minería.

No son vientos tranquilos los que reinan en nuestro tiempo americano. Aparte de la enconada campaña electoral en Estados Unidos, del fraude monstruoso en los comicios en México, la lid electoral de Venezuela en que Hugo Chávez cuenta con amplia ventaja, el golpe de Paraguay y los conflictos internos de Bolivia: todo requiere pulso político y no técnico; todo exige inquietud social y sensibilidad política.

Loading...



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com