Columna sobre la columna

Juan Cantavella, un español que es doctor en Ciencias de la Información y que enseña en la Universidad San Martín de Porres (USMP) de Lima, ha publicado el libro La columna periodística, que recorre la trayectoria de ese género en Europa y el Perú.

| 15 enero 2013 12:01 AM | Columna del Director | 1k Lecturas
1010

Cantavella, quien enseña en la USMP, demuestra en su estudio que ha recorrido miles de columnas para arribar a un análisis y una valoración de columnas y columnistas. Dice así: “lo que hizo de Van Gogh un genio fue su particular forma de ver los girasoles. Lo que distingue a un valioso columnista es su particular forma de ver el paisaje social”.

Notable es que el autor no examine con anteojeras a los periodistas que estudia, y estudia a muchos, de distintas épocas y tendencias. En referencia a España, destaca los nombres de Francisco Umbral y César González-Ruano, ese gran cronista quien, en 1931, siendo muy joven, realizó en París una excepcional entrevista a César Vallejo.

La mención de Umbral, genio del columnismo español, me trae al recuerdo lo que él escribió en su libro Un ser de lejanías: “los viejos columnistas de opinión y metáfora somos la silla isabelina del periódico, la antigüedad del Rastro para enseñar a los visitantes, el lujo literario de la empresa. Pero ocurre, ya ven, que cuatro o cinco columnistas somos lo más leído de los periódicos”.

El libro de Cantavella incluye observaciones críticas sobre el columnismo peruano. Observa, por ejemplo, que “la gran mayoría de columnas que se publican en los medios peruanos se encuentran ancladas en la uniforme expresión de opiniones”.

Cantavella destaca columnas especializadas de LA PRIMERA, en particular las referentes a salud y sexualidad.

El libro que comento vino a mí como obsequio de una amiga. No sabía yo –ni ella tampoco– lo que Cantavella decía respecto a mi trabajo:

“César Lévano (Lima, 1926) es el director del diario La Primera y allí publica sus columnas en el tono izquierdista de un medio que ha tomado esta opción política y que también es consecuente con la trayectoria personal suya y de sus ascendientes. A estas alturas podría presumir de haber conocido la persecución y la cárcel y de no haber olvidado los ideales por los que luchó en su día. Cuando le dieron el premio “Periodismo y Derechos Humanos”, un ex procurador anticorrupción ponía de relieve su defensa de la justicia y la honestidad sin asomo de presunción ni aspavientos: ‘En un medio profesional en el que pululan los ejemplos de oportunismo, la falta de escrúpulos y la venalidad {…} la trayectoria de César Lévano brilla como una excepción que rescata y ennoblece el oficio’”.

En un medio en que abundan las saetas bajunas, cabe agradecer esa evaluación de alguien que viene de lejos. Un ser de lejanías.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com