Coca en momias de Egipto

La revista científica francesa Sciences Humaines publicó en enero de 2007 un texto titulado “Habrían descubierto América mucho antes que Colón”. Se indicaba ahí el creciente número de investigaciones de diversas ramas de la ciencia que indican que nuestro continente no fue poblado solo por esquimales que atravesaron a pie el estrecho de Bering.

Por Diario La Primera | 14 oct 2012 |    

El descubrimiento de restos de cocaína, no en una, sino en muchas momias egipcias, así como el hallazgo, por el peruano Eduardo de Habich y el argentino Ibarra Grasso, de que jarrones fenicios del Museo del Louvre estaban recubiertos de oro de 24 kilates, una exclusividad de los Andes peruanos, indican vínculos de hace cinco mil años.

Invitado al Festival Internacional de Geografía, el geógrafo de la Universidad Davis de California Stephen C. Jett había aportado nuevas pruebas de orden biológico que confirman esa tesis.

Análisis realizados sobre grupos sanguíneos y respecto a la estructura del ADN, explica el especialista estadounidense, muestran que una variedad de genes específicamente originarios del mundo sudasiático y afroasiático está presente en el hemisferio occidental. “No de manera general, sino en concentraciones delimitadas, especialmente en Mesoamérica y en las regiones centrales y australes de los Andes.”

También la arqueología y la agronomía aportan pruebas. Se informa en la publicación que en excavaciones de la India e Indonesia se han hallado restos de plantas americanas: en dos especies de frejoles, amaranto y maíz.

El estudio de Sciences Humaines revela, por su parte, que la antropóloga estadounidense Mary LeCron Foster ha establecido una filiación entre tres familias de lenguas supuestamente extrañas entre sí, el afroasiático y el austrolasio del mundo antiguo y el quechua.

Se conoce, por otra parte, que Svelta Balabanova, médica forense rusa, encontró restos de cocaína peruana y tabaco de Huaringas (con cuatro veces más nicotina que cualquier otra variedad) en la momia de la reina egipcia Henut Taui, de la vigésimoprimera dinastía de los faraones, conservada en un Museo de Berlín. Esto alteraba el relato histórico tradicional. Muchos científicos se mostraron escépticos. La forense investigó 300 momias más en Egipto. ¡Bingo! ¡La mayoría mostraba restos de nicotina y cocaína!

Un enigma surge aquí: ¿llegaron los egipcios a América, o viajaron los antiguos peruanos hasta Egipto?

Reaparece de pronto la figura del navegante noruego Thor Heyerdahl, quien demostró que, con una balsa construida con materiales peruanos, se podía llegar desde el Perú hasta la Polinesia, tras recorrer 4700 millas.

Heyerdahl navegaba contra la corriente de la opinión y de la historia, remando con el impulso de la imaginación y del coraje.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com