Chile evade la respuesta

La Nota Verbal de Chile en respuesta a la del Perú es adelanto de lo que será la conducta chilena frente a la fundada denuncia peruana sobre espionaje.

| 25 noviembre 2009 12:11 AM | Columna del Director | 459 Lecturas
459

El mensaje de Santiago contiene sólo dos párrafos breves. El primero rechaza los términos de la Nota peruana. El segundo promete estudio, y nada más que estudio, del documento peruano.

No hay, en esta primera respuesta oficial, ninguna promesa de investigación y de castigo a los fautores chilenos del espionaje, que no eran meros receptores de datos del traidor peruano Víctor Ariza Mendoza.

El diario oficialista La Tercera de la capital chilena publicó el domingo los encargos que Víctor Vergara, el corresponsal de Ariza, formulaba.

Se lee allí: “¿Qué equipamiento se había adquirido para 0,8 patrullas de fuerzas especiales? ¿Qué adquisiciones tiene contempladas la FAP para sus fuerzas especiales? Defensa aérea, situación del Plan Cielos Soberanos, radares, misiles, artillería antiaérea. ¿Qué defensa antiaérea tiene contemplada adquirir la FAP? Capacidad SIGINT de las naves LR-36 A, cuál es la situación operativa de estas aeronaves, tipo de equipamiento. Espero logre antecedentes”.

No era curiosidad de aficionado, evidentemente. La información pedida busca revelaciones operativas y revela ánimo bélico.

El gobierno de Chile no va a investigar los hechos, ni exhibir a los oficiales chilenos implicados. Si lo hiciera, tendría que nombrar a los mandos que tenían tanto interés en la situación y proyectos de la Fuerza Aérea peruana.

El otro lado de la cuestión es la actitud condescendiente y tibia de las autoridades peruanas. Hay incluso movidas del Ejecutivo que buscan proteger a mandos militares que algún grado de responsabilidad tuvieron en la desidia con que se actuó frente a Ariza.

Desde el inicio del caso hemos exigido del régimen una actitud firme. Criticamos desde el inicio la reacción del presidente Alan García, al que reclamamos la severidad de un mensaje escrito, no el inflamado desborde de una improvisación.

Por eso mismo creemos que, frente a la respuesta esquiva y dilatoria de Chile, debe mantenerse la actitud que el canciller, José Antonio García Belaunde, expresó en entrevista concedida a El Mercurio, el sábado último.

El periodista chileno Phillip Durán le preguntó: “-¿Qué consideraría Perú como respuesta satisfactoria?”

La respuesta fue: “Lo que hemos pedido desde el principio. Que se investigue, se identifique, se deslinde responsabilidades y se sancione”.

Nada de eso promete la Nota Verbal de Chile. Si Chile no rectifica su pasividad “estudiosa”, el Perú debe revisar las relaciones diplomáticas y económicas con Chile. No se trata de batir tambores de guerra, sino de rechazar con dignidad el espionaje y su connotación agresiva, y fortalecer nuestra defensa.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com