Cervantes para Goytisolo

El Premio Cervantes, algo así como un Nobel del idioma, ha sido otorgado este año al irreverente novelista y ensayista español Juan Goytisolo. Ya era tiempo.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    

Goytisolo es, con Eduardo Subirats, una de las mentes más cultas, exploratorias y antirracistas de la península. Su última novela, Carajicomedia, desnuda al Opus Dei y lo pinta a él de cuerpo entero.

Nació el personaje en Barcelona en 1931, en familia burguesa de raíz vasco-catalana. Su padre se hizo franquista, su madre murió en un bombardeo durante la guerra civil, cuando él tenía 15 años.

Su asombrosa erudición, su manejo a la vez clásico y novedoso del idioma se deben no sólo a sus lecturas y su memoria, sino también a su vocación de fraternidad humana. Eso lo ha llevado a una intimidad intensa con la cultura, el idioma y la gente árabe.

Por algo se define como “castellano en Cataluña, afrancesado en España, español en Francia, latino en Norteamérica, nesrani en Marruecos y moro en todas partes”. No tardaría por eso, sostiene, “en volverme, a consecuencia de mi nomadismo y viajes en ese raro espécimen de escritor no reivindicado por nadie, ajeno y reacio a agrupaciones y categorías”.

En reciente ensayo publicado en El País de Madrid se burló de la sabiduría postiza de quienes conocen todo sobre la guerra en Afganistán, el terremoto en Chile, la crisis en Irlanda o el matrimonio gay en Buenos Aires con sólo un clic en su computadora.

Hace poco mencioné en esta columna su crítica a la “falacia lírica”, mal tan arraigado en nuestra atmósfera literaria, superpoblada de versos y prosas sensibleros, artificiosos, descriptivos y, felizmente, de muerte tan rápida como su nacimiento, muerte ocurrida en libros y periódicos sin los auxilios de nuestra santa religión.

Juan Goytisolo reclama ser “creador anómalo y de nacionalidad cervantina”. Con su típico afán de verdad ha hurgado en archivos y testimonios antiguos la dolorosa condición económica y social del alquimista -Víctor Hurtado dixit- creador de El Quijote.

En su ensayo “La novela según Milan Kundera” contenido en su libro Contra las sagradas formas, incluye esta cita de Kundera: “Una obra de arte puede situarse en el marco de dos contextos elementales: ya sea en el de la historia de su nación (llamémosle el pequeño contexto), ya en el de la historia supranacional del arte (llamémosle gran contexto).

Más adelante comenta Goytisolo: “en el ámbito del arte de la novela no hay otras nacionalidades que la rabelaisiana, cervantina, flaubertiana y un largo etcétera. Las glorias nacionales, provinciales o locales, que no han rastreado y descubierto territorios artísticos nuevos, están condenadas a la triste inmortalidad de las estatuas y placas conmemorativas: esto es, al vacío de la redundancia y futilidad.”


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com