Cameron que se duerme…

Poco o nada se ha informado acá sobre la derrota del Partido Conservador en las recientes elecciones municipales del Reino Unido. El Partido Laborista obtuvo en ellas victoria rotunda. Ese voto, junto con el de Francia y Grecia, pone fin a la ola de triunfos de la derecha y el centroderecha. Es un trago amargo para el primer ministro británico David Cameron.

| 15 mayo 2012 12:05 AM | Columna del Director | 1.6k Lecturas
1603

La votación se produjo el jueves 3 de este mes. Los laboristas ganaron el control en 75 municipios (32 más de los que tenían), los conservadores en 42 (12 menos de los que tenían) y los liberales en 6 (perdiendo uno).

En cuanto a concejales, el triunfo de los laboristas es abrumador. Tenían 1.335; ahora tienen 2.158. Los conservadores se han reducido de 1.405 a 1.005. Los liberales sufren un desplome: de 336 concejales se encogen a 95.

Una vez más, la política de ajustes del neoliberalismo ha sido derrotada en su tierra natal, la patria de Margaret Thatcher.

A Cameron se lo lleva la corriente opuesta, aunque no porque esté dormido. Su política antisocial ha disgustado no sólo a la clase obrera, sino también a las capas medias. Hace poco se convirtió en hazmerreír de sus paisanos al establecer un impuesto al consumo de empanadas calientes y al alarmar con un caos por una huelga de transportes que no estaba programada. Ahora ha anunciado que va a seguir con las mismas políticas que el voto ha rechazado.

Aparte de la crisis económica, hay otras catástrofes en el Reino Unido. El 16 de julio de 2011, el semanario inglés The Economist publicó un análisis de lo que llamó un terremoto político en su país: la crisis de la banca, que “reveló ineptitud en las esferas elevadas”, “el escándalo sobre los gastos parlamentarios” y la revelación de que parte de la prensa estaba “violando la ley a escala industrial”.

En esos días se desveló también que el premier Cameron había contratado a Andy Coulson como su jefe de comunicaciones. Coulson era el editor del diario londinense News of the World, campeón del espionaje telefónico, el chantaje y la mentira, cuyo propietario es el magnate de la prensa mundial Rupert Murdoch. El cotidiano mencionado, abrumado de delitos, tuvo que ser cerrado. Para siempre.

En esa edición de julio de 2011, escribió The Economist:

“Si las consecuencias políticas inmediatas son nítidamente claras, la crisis de confianza más profunda es más difícil de medir. Los británicos estaban ya luchando por mantener su fe en que –anchamente– el suyo es un país en el cual el comportamiento ilícito (expuesto por la feroz prensa inglesa) es castigado sin miedo ni favor… Quizá los electores pasarán de su actual corrosivo modo de cinismo hacia el fatalismo que corroe a ciertas cuasi democracias, donde incluso aquellos enfangados en la corrupción son rutinariamente reelegidos”.

Sin alusiones personales, respecto al Perú.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com