Brasil al margen de los mitos

El gigante de América Latina, Brasil, solo creció uno por ciento en el 2012. Es una caída notable si se recuerda que había crecido 7,5 por ciento en el 2010. Es un caso digno de examen.

| 06 febrero 2013 12:02 AM | Columna del Director | 1.4k Lecturas
1488

Eduardo Crespo, economista y politólogo argentino que es desde hace años profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro, fue entrevistado el 20 de enero por el diario bonaerense Página 12. Es un texto aleccionador sobre la economía brasileña con advertencias válidas para toda América Latina.

Señala Crespo que en Brasil la burguesía nacional fue cómplice del desmantelamiento del Estado. “Básicamente”, explica, “los militares fueron los que impulsaron las últimas políticas desarrollistas relevantes, no los empresarios. Se necesita una burocracia estatal con estas ideas y esta visión. Cuando llega la democracia, el lobby militar se debilita y el lobby civil empieza a ser cada vez más permeable a las influencias neoliberales. Lo de la burguesía nacional en Brasil es un mito”.

Otro mito que el economista enfrenta es el de un Brasil pujante y poderoso. Indica que esto quizás remite a un ideario desarrollista de los años 70 del siglo pasado, cuando Brasil experimentaba un crecimiento cercano al 10 por ciento anual. “Era una China”, evalúa Crespo. “Desde 1930 hasta 1980 fue, junto a Japón, el país de mayor crecimiento. Ese Brasil se acabó”.

Se refiere el profesor a una época de dictaduras nacionalistas, de las que fue exponente Getulio Vargas, el político que industrializó al país e introdujo reformas populistas. Vargas, que disfrutaba de una gran popularidad, terminó suicidándose. No resistió el ataque histérico de la derecha y del imperialismo.

En Brasil, expone el entrevistado, desde la crisis de la deuda externa y el retorno de la democracia se impuso un neoliberalismo “un poco más civilizado que el que en Argentina impuso Menem”. “No se les fue tanto la mano: Petrobras no se privatizó, como en Argentina se privatizó Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Por eso, a diferencia de Argentina, Brasil no quebró”.

Indica Crespo, por ejemplo, que el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil sigue generando condiciones para que las empresas de ese país tengan una enorme competitividad, mediante financiamiento barato y una serie de reglas de juego.

La entrevista concluye con algunas propuestas de Crespo para la Argentina: la creación de un banco de desarrollo, el impulso a una industria nacional de bienes de capital. “Podemos financiarnos internamente y con el Estado asumiendo un mayor protagonismo”, subraya Crespo.

Para el Perú, que tiene por aliado estratégico a Brasil, seguir el pulso del gigante es una necesidad, así como tomar en cuenta su experiencia económica y social.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

1.00239491463