Bolivia exige tierra y mar

El Presidente Ollanta Humala afirmó ayer que en La Haya el Perú demanda delimitación marítima y “lo que Bolivia reclama a Chile es el corredor terrestre”. “Una cosa es tierra y otra cosa es mar”, adujo.

| 05 febrero 2013 12:02 AM | Columna del Director | 1.2k Lecturas
1218

Lo que Bolivia exige, en verdad, es tierra y mar, tierra con salida al mar.

Precisamente por eso ha inventado Chile el sofisma chantajista según el cual si Chile pierde en La Haya no tendría ya validez su propuesta a Bolivia de una salida al mar sin soberanía.

Si la fórmula de Piñera estuviera guiada por la seriedad, no tendría por qué estar atada al fallo de La Haya. Si este fuera adverso a Chile, el corredor propuesto podría ubicarse más al sur.

Resulta claro, por otra parte, que la iniciativa de Sebastián Piñera, Presidente de Chile, refleja un temblor anímico: el miedo de perder en la Corte Internacional de La Haya ante la cual se ventila el diferendo con el Perú.

La opción ofrecida a Bolivia encierra asimismo ligereza e informalidad. Se ha expuesto en una entrevista en el diario La Tercera de Santiago de Chile, que, por muy oficialista que sea, no es una vía diplomática. El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, aclaró ayer que Piñera no ha hecho ninguna “oferta concreta” a Bolivia. En ese sentido, bien puede verse la propuesta en La Tercera como un subterfugio. Una burla.

Chile no ha ofrecido, pues, nada a Bolivia. Su salida publicitaria busca distanciar a Bolivia del Perú. Esa es una maniobra clásica en la historia de la derecha boliviana –y de la peruana–.

La diplomática peruana Carolina Leciñana Falconí recuerda en su libro La guerra del Pacífico 120 años después que en 1866 “el gobierno chileno ofreció a Bolivia ayuda para apoderarse de Tacna y Arica”. Fue cuando gobernaba en Bolivia el general Mariano Melgarejo, quien adjudicó a Chile territorios de Bolivia. Melgarejo, títere de Chile, hubiera sin duda entregado ambos territorios peruanos a ese país.

Por cierto que también en Bolivia hay elementos disolventes, que buscan distanciar a Bolivia y el Perú. Trama sutil es la idea de crear una república independiente aymara, antigua e insidiosa propuesta de la diplomática chilena María Teresa Infante, hoy coagente de Chile ante la Corte de La Haya, en el contencioso marítimo con el Perú. La señora Infante, muy cercana a la Marina de su país desde los días de Pinochet, conoce bastante bien la unidad que hay entre tierra y agua.

Cuando era Presidente electo del Perú, antes de asumir el poder, Ollanta Humala declaró que soñaba con el día en que Bolivia y el Perú sean un solo país. Fui el único columnista peruano que celebró esas palabras. Ahora creo que Humala no está pisando tierra en el problema del mar para Bolivia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com