Bambarén en la pelea

Hace algunas semanas escribimos en esta columna que el conflicto de la Universidad Católica era en el fondo una pugna entre los jesuitas y el sector de conservadurismo extremo en la Iglesia Católica. En los últimos días, los jesuitas han salido, como colectividad, al frente. Monseñor Luis Bambarén, Obispo Emérito de Chimbote, ha entrado al combate con una carta que va más allá de la disputa con la Universidad Católica.

| 23 agosto 2012 12:08 AM | Columna del Director | 2.2k Lecturas
2219

La comunicación de Bambarén está dirigida a Monseñor Salvador Piñeiro García-Calderón, Presidente de la Conferencia Episcopal. Se indigna Bambarén respecto de un comunicado del Consejo Permanente de dicha Conferencia que toma partido por las posiciones del Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani. Este último tiene el apoyo del Vaticano.

Considera la epístola que la línea de Cipriani ha hecho ya mucho daño a la Iglesia, y que la adhesión episcopal agrava ese mal.

“Obediencia y fidelidad plena al Vicario de Cristo y nuestra Iglesia, SÍ”, escribe Bambarén “¡Yo por esto daría la vida! Pero fidelidad al Gran Canciller y sometimiento de toda nuestra Conferencia a su conducción en el caso de la PUCP, NO.”

Sometimiento es, en efecto, lo que exige Cipriani. Ayer se conocieron unas declaraciones suyas en las que proclama: “Yo apelo al sentido común de los alumnos. No al diálogo, sino a la obediencia.”

Es archiconocido que el Arzobispo de Lima es el miembro número uno del Opus Dei en el Perú. La mencionada organización clerical fue soporte del régimen fascista de Franco, el dictador instalado en el poder de España mediante una guerra civil. Con Franco, quien siguió matando opositores después de la guerra civil, se impuso un orden represivo, bajo el cual no cabía diálogo, sino obediencia.

Hay que decir que en los últimos años el catolicismo pierde fieles en la medida misma en que se imponen las ideas de democracia, respeto a los derechos humanos, rechazo a la pedofilia practicada por muchos sacerdotes en países como Bélgica, Irlanda, España y México (sobre lo cual calla el Opus).

América Latina sigue siendo un baluarte de la Iglesia Católica. El país con más católicos del mundo es Brasil, con sus 200 millones de habitantes. Pero allá la teología de la liberación tiene enorme peso entre los sacerdotes.

Bambarén puntualiza los verdaderos peligros que amenazan a la Iglesia Católica en el Perú. Uno es la competencia de las sectas evangélicas, financiadas desde el exterior, y que demuestran su ardor en la prédica entre los pobres y casa por casa.

“Los jóvenes se alejan”, apunta al Obispo. “Cada día son menos los que frecuentan en sus parroquias la Misa dominical.”

La declaración de Bambarén contiene esta frase cargada de actualidad:

“El caso lo reducen ustedes al ámbito canónico y legal, pero se olvidan de su repercusión pastoral. NO SOMOS LEGISLADORES, SINO PASTORES. ¡Gran responsabilidad!”.

Loading...


En este artículo: | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com