“Austeridad” y transgénicos

El Presidente Alan García anunció en su discurso inaugural del 28 de julio del 2006 medidas drásticas de austeridad, con recortes de sueldos para los altos funcionarios. él mismo se rebajó el sueldo a 16 mil soles mensuales en lugar de los 41 mil que percibía Alejandro Toledo.

Por Diario La Primera | 07 ago 2008 |    

La medida ganó aplauso general. Pero luego surgieron críticas atinadas: no resultaba adecuado que especialistas de alto nivel ganaran igual o menos que un chofer de Palacio. Pero la otra cara de la cuestión es que muchos empleados públicos ganan sueldos que no se justifican.

En el Ministerio de Agricultura, expresión de incompetencia, hay asesores que ganan casi lo mismo que el Presidente.

La revista Agronoticias acaba de presentar un elenco de esos privilegiados. Cuatro de ellos perciben 15 mil soles cada mes. Entre éstos figura el comandante de la Policía Nacional Guillermo Mejía Caballero, cuya principal labor es analizar información confidencial de inteligencia. Hay otros seis asesores que ganan entre 12 mil y 13,500 soles mensuales.

En días recientes, el ingeniero Alexander Grobman ha aparecido en la televisión como asesor del ministro de Agricultura, Ismael Benavides, y ha escandalizado por su desenfreno. No ha vacilado en despotricar contra quienes se oponen a la importación de semillas y biotecnología de organismos genéticamente modificados (los OGM), también llamados transgénicos.

Grobman se ha dado el lujo de afirmar que el ministro del Ambiente, Antonio Brack, “habla estupideces”, sólo porque plantea una moratoria antes de iniciar la era transgénica en el Perú. Grobman ha calificado de ignorantes a los directivos de la Asociación de Exportadores (ADEX), que temen que los transgénicos dañen el tesoro genético peruano y, por lo tanto, las exportaciones del agro.

He recordado más de una vez que la Unión Europea se opone a la importación de transgénicos de Estados Unidos. Allá, si un producto tiene un ingrediente transgénico superior al 0,9% debe declararlo en la etiqueta. Alemania ha prohibido el ingreso de todo maíz estadounidense, debido a que los envíos de éste no ostentan distingos entre transgénicos o no. El gobierno de Francia se propone prohibir el cultivo de maíz transgénico.

La revista parisiense L’ Express dedicó el 14 de febrero último diez páginas al tema. Michel Duhamel, representante en Francia de la compañía Monsanto, declaró a la revista que en once años el Departamento de Agricultura de Estados Unidos no había descubierto nada nefasto en el maíz MON 810. “Es exacto”, dice la revista, “pero si las autoridades estadounidenses no han observado ningún efecto inquietante es esencialmente porque no han investigado nada”.

Grobman es, por si acaso, dueño de Penta Perú, que importa semillas, probablemente de Monsanto.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com