Arte municipal de la injuria

Los muros pintarrajeados con insultos a Susana Villarán me hacen pensar en la decadencia del arte del insulto, que antes tenía el sello del ingenio, la ferocidad y el dominio verbal. Ejemplos: cuando un exjefe de la Policía argentina publicó el libro COMO PIENSO, un crítico comentó: “¿Qué otra cosa iba a comer?”. (Pienso es el alimento seco que se da al ganado). Cuando un escritorzuelo estrenó un drama en la Metropolitan Opera House, el cronista de The New York Times escribió: “Ayer se presentó la obra tal del señor tal. ¿Por qué?”.

| 13 enero 2013 12:01 AM | Columna del Director | 954 Lecturas
954

En muros de la capital ha arreciado la campaña contra la alcaldesa de Lima. Predominan adjetivos como “vaga” y “corrupta” que ya abundaban en la prensa chicha y tarifada. Motejar de corrupta a una mujer que se distingue por su honestidad, y hacerlo en homenaje a un exalcalde que fue la corrupción muda personificada resulta un bumerán. Equivale a nombrar la soga en la casa del ahorcado.

Los enemigos de Susana Villarán no tienen los medios de la inteligencia, mas cuentan con otra clase de medios. Ayer, Eduardo Zegarra, teniente alcalde de Lima, expuso que el congresista José Luna Gálvez, secretario general de Solidaridad Nacional, partido de Luis Castañeda, es quien financia los gastos que buscan la revocación de Susana Villarán.

Luna es conocido como el legislador que solo cobra un nuevo sol por ejercer la función. Eso denota cuán bien le va en el negocio de la Educación. Es gerente general y propietario de la Universidad a Distancia Telesup. Es dueño también del Instituto Superior Tecnológico Isel y del Instituto Superior Tecnológico de Formación Profesional a Distancia “Sabio Nacional Antúnez de Mayolo”.

Economista y Doctor en Educación por la Universidad San Martín de Porres, Luna también tiene su historia paralela. En el 2002 quedó inhabilitado para ejercer cargo público por haber recibido diez mil dólares de Vladimiro Montesinos a fin de que se pasara al fujimorismo. No era nota sobresaliente para un educador. Curioso es que ahora provea fondos para acusar de corrupta a Susana Villarán.

Marco Tulio Gutiérrez, el manipulador de la campaña contra la señora Villarán, es quien ha indicado que Luna es el único financiador de esa actividad. Pero una persona autorizada y bien informada me dijo, hace varias semanas: “Si usted supiera quiénes son los que mueven los hilos, se caería de espaldas”.

A la acción revocadora se han sumado supuestos dirigentes sindicales y populares. Entre los primeros destacan miembros del grupúsculo de asesinos y extorsionadores que, por acuerdo con Alan García, crean seudosindicatos. En cambio, el sector que defiende a la Alcaldesa cuenta con el apoyo creciente de organizaciones obreras y populares, así como de artistas e intelectuales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com