Argentina: tango progresista

Contundente ha sido la victoria de Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner, en las elecciones presidenciales de Argentina. El 57 por ciento de los votos le evita una segunda vuelta.

| 24 octubre 2011 12:10 AM | Columna del Director | 2k Lecturas
2033

Notable es también el segundo lugar alcanzado por el candidato del Frente Amplio Progresista, el médico socialista Hermes Binner (más de tres millones de votos, 17 por ciento del total).

La reelección de la señora K. tiene resonancia latinoamericana. Ella forma parte del bloque progresista, de centroizquierda, que se impone, elección tras elección, en nuestra América. Las excepciones son Colombia, Chile (en apuros) y México (donde su gonfalonero, el Partido de Acción Nacional, PAN, está a punto de ser desalojado del poder).

Cristina fue desde muy joven militante del Partido Justicialista, el movimiento creado por Juan Domingo Perón. Estudió Derecho en la Universidad de La Plata. Allí conoció a Néstor Kirchner, con quien se casó en marzo de 1975, tras cinco meses de noviazgo. Un año después se entronizó la dictadura sanguinaria del general Rafael Videla. Los jóvenes esposos fueron militantes de la resistencia antidictatorial.

Argentina recuperó la democracia en 1983. En ese marco se produjo el continuo ascenso político de la ahora reelegida mandataria: diputada, senadora, presidente.

Hubo momentos críticos en el gobierno de la señora K. Por ejemplo cuando quiso aumentar las retenciones a la exportación de granos, a fin de favorecer el consumo y los precios internos, así como moderar el exceso de la soya en el agro argentino. La campaña de los estancieros la obligó a desistir.

La derecha se escandalizó cuando nacionalizó los fondos privados de pensiones, que sufrían baja rentabilidad por la crisis mundial. Salvó así los ingresos de los futuros jubilados.

Cristina reforzó lazos con el Mercosur y la Unasur. Aún se recuerda que, en una cumbre del G-20, que reunió a las siete mayores potencias del mundo, condenó el modelo económico neoliberal, al que acusó de procrear nuevos actores, como las corporaciones financieras, “poseedoras de mayor poder que los propios Estados”.

Hermes Binner es un galeno especializado en medicina del trabajo, quien desde muy joven militó en el Partido Socialista Argentino y en sus avatares Partido Socialista Popular y Partido Socialista reunificado. En la Universidad Nacional de Rosario desarrolló, como responsable de la Secretaría de Extensión Universitaria, programas de música, cine y debate. En los años 70 fue médico en los barrios marginales de Rosario, donde residen obreros.

En elecciones de 2005 fue elegido diputado por Santa Fe. En setiembre de 2007 obtuvo un triunfo sorprendente: fue ungido como el primer gobernador socialista del país.

Avanzan las fuerzas del progreso social: eso nos dice el voto argentino.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com