Arana, el de los fondos

Carlos Arana es un amigo fiel. Nunca ha renegado de sus vínculos con Agustín Mantilla, o con Alan García. No le perturbó que Mantilla recibiera dinero de Montesinos. O que Jorge Luis Arana, su socio y hermano, fuera sindicado como testaferro de una cuenta de seis millones de dólares abierta en Estados Unidos apenas terminó el primer periodo de Alan García.

| 31 julio 2009 12:07 AM | Columna del Director | 373 Lecturas
373

Sus amigos le pagan con la misma moneda. Mejor dicho, con la moneda de todos los peruanos.

El presidente García lo nombró en agosto de 2008 director ejecutivo del Fondo Nacional de Cooperación para el Desarrollo Social (Foncodes), una institución que puede servir, como lo demuestra la historia, para combatir la pobreza sin recurrir al asistencialismo, o también para enriquecer sinvergüenzas.

Arana tiene una nueva oportunidad para demostrar sus habilidades. A cargo de Foncodes estarán los núcleos ejecutores de obras pequeñas. García anunció en su Mensaje del 28 de Julio la creación de esos órganos; pero al día siguiente juramentó a los directivos de los primeros cien núcleos.

¿Cómo los eligió? A dedo, por supuesto.

Esos equipos se encargarán de agilizar los gastos públicos, ha explicado García. En esa materia, Arana es agilito. Él, junto con Jorge del Castillo, es uno de los que más se han esforzado en llenar de compañeros los puestos estatales.

La derecha peruana tilda de populista esta medida. ¡Qué populismo ni populismo! Es una medida electorera, destinada a saquear fondos fiscales con miras a las elecciones municipales del año próximo y las generales de 2011.

Foncodes ha demostrado que también puede servir para esos fines.

No se somete el Foncodes de hoy a las normas de evaluación y supervisión que el ingeniero Alejandro Affuso implantó. De ese modo, el dinero que, a través de los impuestos, nos sacan del bolsillo puede engordar billeteras de corruptos.

Como se van a crear miles de núcleos ejecutores, eso va a servir también para repartir fondos. Será la “democratización” del robo, el chorreo del choreo.

Agua para todos podría ser el título de esa maniobra. En recuerdo del cargo que Arana ejerció gracias a su amigo García.

Imposible dudar de las destrezas de Arana. Las demostró como organizador de mítines en la campaña electoral de su partido el 2006. Sus habilidades le jugaron después una mala pasada. Nombrado viceministro de Vivienda, sólo duró 48 horas en el cargo.

La maldad humana no tiene límites. Alguien demostró que Arana tenía un proceso administrativo debido a que la empresa Corporación Constructiva S.A., que él representaba legalmente, presentó documentación falsa para renovar su inscripción como Ejecutor de Obras y continuar participando en licitaciones estatales.

¡Y que siga la jarana de este Arana, aunque (por su culpa) no se coma mañana!

Loading...



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com