Amenazas en Corea

En las dos Coreas se puede jugar la suerte de la humanidad. Hay allí una amenaza de guerra nuclear que, de todas maneras, afectaría a China y Rusia, a toda Asia y causaría muerte, destrucción y contaminación para más del 70 por ciento de la población mundial.

| 07 abril 2013 12:04 AM | Columna del Director | 1k Lecturas
1077

Ya antes, en 1950, estalló en esa área una guerra entre las dos Coreas. La China Popular acudió en ayuda del régimen de Corea del Norte, que se había instalado en el poder gracias a su lucha guerrillera contra el Japón colonialista. Pekín, por decisión de Mao Zedong, lanzó un contingente inicial de medio millón de soldados para rechazar a Corea del Sur y a los intervencionistas estadounidenses. La Unión Soviética brindó armamentos y protección aérea.

Varios países participaron en la guerra, entre ellos Colombia. Testimonios apristas indican que Haya de la Torre se propuso enviar militantes para pelear contra Corea del Norte.

Los combatientes chinos padecieron, en total, un millón de muertos. La tercera parte de los adultos de Corea del Norte murió en esa guerra.

Al final, el Secretario de Estado norteamericano Dean Acheson describió el fracaso de los Estados Unidos en Corea como “la peor derrota” sufrida por los Estados Unidos en un siglo. En momentos tan dramáticos, el general Douglas MacArthur, jefe de las fuerzas de ocupación de Japón, propuso el empleo de la bomba atómica –que se había usado en Hiroshima y Nagasaki– contra Corea del Norte.

El conflicto terminó con las dos Coreas con territorios sin modificación.

Corea del Norte aparece ahora en los medios como el país que amenaza y provoca. No poseemos en el Perú o en la prensa mundial acá accesible fuentes suficientes para un análisis cabal del problema. Pero, aun con esa limitación, cabe plantear un punto de vista: antes de que se dispare el primer misil es necesario algún tipo de diálogo. Y antes de cualquier diálogo (improbable) es preciso que las partes reflexionen sobre la dimensión y las consecuencias que el conflicto puede suscitar.

Una guerra en esa región neurálgica causaría efectos económicos, políticos y sociales imprevisibles. En la guerra de 1950-1952, América Latina obtuvo beneficios en el comercio exterior. Ahora no sabemos qué puede ocurrir. Si China es afectada, el impacto será negativo.

Hace poco, glosé un texto del historiador y economista francés Jacques Attali, según el cual los Estados Unidos están en quiebra y una posible salida para su mal puede ser la guerra.

En el fondo de la crisis hay un móvil de fondo: evitar la caída de la hegemonía de los Estados Unidos en el mundo, y en particular en Asia, donde ha emergido una potencia, China, que amenaza el poderío y el prestigio del imperio. Por eso mismo, evitar la guerra es un deber de los pueblos, de la humanidad y de los dos gobiernos de Corea.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.751895904541