Allende las Torres

Hace diez años, el 11 de setiembre de 2011 se produjo el crimen terrorista que abatió las Torres gemelas de Nueva York causando la muerte de tres mil personas.

| 11 setiembre 2011 12:09 AM | Columna del Director | 2.4k Lecturas
2409

Lo triste es que esa tragedia brindó pretextos para una serie de leyes y actos represivos en Estados Unidos y sirvió para emprender la invasión de Afganistán e Irak y para que la familia Bush y sus cómplices se enriquecieran aún más.

La agresión a Irak ha causado cien mil muertes; pero ha mejorado la fortuna personal de los gobernantes de la era Bush. Amy Goodman, la extraordinaria periodista de investigación norteamericana, ha publicado un libro cuyo título en español es En la cama con el enemigo, acompañado de este epígrafe: “Contra los políticos untados de petróleo, los empresarios que se benefician de las guerras y los medios de comunicación que los encubren”.

Sobre ella ha dicho Michael Moore: “Se levanta cada mañana -¡mucho antes que el resto de nosotros!- para convertirse en la única voz que dice la verdad en la radio de Estados Unidos. Qué triste tener que escribir estas palabras. Una nación de 300 millones de habitantes, en la que se supone tenemos una prensa libre, pero en la que nadie hace el trabajo que hace Amy Goodman con tanta profundidad, con tanta lucidez”.

Para Dick Cheney, exsecretario de Defensa, la guerra de Irak que propició, fue una bendición. Su compañía Halliburton, precisa la señorita Goodman, tenía hasta enero de 2004 la escalofriante suma de más de 5,000 millones de dólares en contratos con el gobierno estadounidense durante la guerra contra Irak. “En marzo de 2003”, añade la autora, “se adjudicó a Halliburton un contrato para extinguir los incendios de los pozos de petróleo iraquíes. Valor del contrato: hasta 7,000 millones de dólares.”

Entre las perlas que Goodman exhibe, brilla ésta: “Los ingresos que Cheney percibió de Halliburton en el año 2000: 36’086,635 dólares”. Buenos dividendos dan los negocios de armas y petróleo, y las matanzas en masa.

El 11 de setiembre es recordable también allende la Torres gemelas de Nueva York. En esa fecha, pero en 1973, se consumó en Chile un golpe fascista pagado por la CIA y empresas privadas estadounidenses, con la inspiración y el estímulo de Henry Kissinger, secretario de Estado de Estados Unidos. Chistopher Hitchens recuerda en su libro Juicio a Kissinger que éste, “en una famosa expresión de su desprecio por la democracia, declaró una vez que no veía razón para que a determinado país se le permitiera hacerse marxista simplemente porque su gente es irresponsable.”

Gracias a ese criminal, Chile sufrió matanzas, torturas, exilios, así como robos del dictador y ladrón Augusto Pinochet. El presidente Salvador Allende, quien defendía un socialismo sin coerción, prefirió matarse antes que rendirse.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.591398000717