Algo más que Lynch

He estado en Anta, Cusco, desde el miércoles hasta ayer domingo. Durante esos días no leí diarios, ni vi televisión, pues el televisor de mi cuarto de hotel estaba descompuesto. El domingo, al partir, una amiga me contó el caso de Nicolás Lynch. De inmediato, sin saber nada de nada, le expuse mi opinión: “esto no va dirigido solo contra Lynch. Apunta también contra el Canciller Rafael Roncagliolo y, más allá, contra la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)”.

| 06 noviembre 2012 12:11 AM | Columna del Director | 2k Lecturas
2061

No poseo ninguna bola de cristal, pero ahora, al informarme de los hechos y los documentos, veo que acerté. Lo confirman las declaraciones del destituido Lynch y la información publicada ayer lunes por el diario Página 12 de Buenos Aires.

Algo más dije en el aeropuerto. Los señores del Movadef, ese órgano de fachada de Sendero Luminoso, tenían que haber calculado las consecuencias de su presencia en la embajada del Perú. Si lo que deseaban era enviar un mensaje a Ollanta Humala o al ministro Roncagliolo, ¿por qué no recurrieron al correo electrónico?

En este caso, solo cabe una alternativa: o esos delegados del Movadef son unos imbéciles o son agentes del imperialismo. O las dos cosas a la vez.

Un indicio de lo segundo es la orquestación de todos los órganos de la derecha: el poder mediático. Es evidente que la campaña tiene un solo director de orquesta, que es asimismo autor de la partitura. Ese alguien está interesado en frustrar todo intento de integración, intento unitario que puede resultar vital en los tiempos de crisis que se vienen, en la actual etapa de quiebra del neoliberalismo.

No puede ser casual que todos los voceros del sistema coincidan en resucitar un incidente ocurrido hace diez meses; y que todos, en coro, persigan los mismos objetivos: la salida de Lynch (ya lograda), la puesta en debate de la presencia del canciller Roncagliolo en el Consejo de Ministros, el apartamiento de Unasur.

Washington –es decir, el Pentágono, la CIA, los monopolios– temen a la unidad de Nuestra América. En esa unidad, que no implica una alianza ideológica unicolor, está el secreto para nuestra plena soberanía, nuestro desarrollo en todos los campos (avance económico, impulso a la ciencia y la tecnología, crecimiento educativo y cultural, ruptura con prejuicios raciales, despliegue orgulloso de nuestra diversidad natural y humana).

La insinuación de que Lynch tenga alguna afinidad con Sendero Luminoso o sus sucursales es una necedad risible. He compartido con él en el diario Marka y otras publicaciones de izquierda el combate ideológico y político contra Sendero. Por esto fue amenazado de muerte. No coincido con Lynch en muchos aspectos doctrinarios y políticos. Pero solo los sectarios se creen dueños de la verdad absoluta. De allí no hay más que un paso a la amenaza de muerte –y la muerte–.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com