Adiós al viejo orden

La crisis que agobia a Europa y Estados Unidos no amaina. Bloomberg Businessweek, portavoz de los grandes negocios estadounidenses, dice en el primer párrafo de su columna central de esta semana: “Los economistas de la Reserva Federal y de otros lugares estudian si el lento crecimiento de hoy es precursor de una recesión completa –y, si lo es, por qué–”.

| 18 agosto 2011 12:08 AM | Columna del Director | 2.3k Lecturas
2374

International Herald Tribune expresó anteayer en su editorial: “El desempleo en Estados Unidos es de 9.1 por ciento, pero sería 16.1 por ciento, o 21.5 millones, si se incluye a los que sólo tienen trabajo a tiempo parcial y a aquellos que han abandonado la búsqueda de empleo. Durante los dos años y medio últimos ha habido más de cuatro desempleados por cada nuevo empleo, un récord altísimo. En un mercado sano, la proporción sería uno a uno”.

“Los republicanos”, prosigue el diario, “se obstinan en la austeridad y parecen pensar que el alto desempleo perjudicará políticamente al Presidente Obama más que a ellos, por lo cual se opondrán a los esfuerzos por crear empleos”.

Austeridad, ¡cuantos crímenes se cometen en tu nombre! En el mismo diario, que es la edición global del New York Times, Gordon Brown, exprimer ministro de Gran Bretaña, recuerda que durante meses se ha dicho que en la austeridad está la salvación de Europa. El remedio ha sido peor que la enfermedad.

“Las dificultades de Europa no han surgido meramente del problema unidimensional de los déficit, sino de una desastrosa configuración tridimensional que es financiera, económica y fiscal”, señala Brown.

“El final de Europa”, titula el semanario Time su análisis de este fin de semana sobre la catástrofe europea. El epígrafe remata: “Su unión económica se despedaza, Londres se incendia, y Estados Unidos, otrora socio confiable, es demasiado débil para salvar el día o el euro. Hay que decir adiós al viejo orden”.

La reunión del martes último de Angela Merkel, canciller de Alemania, y Nicolas Sarkozy, Presidente de Francia, produjo un parto de los montes. Sarkozy retiró su propuesta de que la deuda soberana de varios países europeos sea asumida por los estados que comparten el área del euro.

Una de las novedades anunciadas el lunes 15 ha sido que el Banco Central Europeo ha comprado 22 mil millones en bonos de España e Italia, a fin de salvar a estos países. En las dos penínsulas los programas de austeridad han sido aplaudidos por la derecha mundial, y rechazados con ira por los trabajadores y las capas medias.

En Le Monde del martes 16, Harald Hau, profesor de la Universidad de Ginebra, examina la “solución” para la deuda griega, y la califica de impostura: gran parte de los 200 mil millones de euros concedidos a Grecia irán a las escarcelas (los bolsillos) de los millonarios dueños de capitales financieros. Eso es el viejo orden.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

3.47577905655