Adiós a una revista

El semanario estadounidense Newsweek publicó esta semana su última edición impresa. En adelante solo publicará la versión digital. La revista, que hace 20 años vendía tres millones de ejemplares, se resignará a informar para los 25 mil suscriptores que por ahora tiene en su página web.

| 03 enero 2013 12:01 AM | Columna del Director | 811 Lecturas
811

Fundada en 1933, la publicación fue durante décadas competidora de Time, surgida por la misma época y con el mismo sentido: analizar los hechos de su país y el mundo, tratando de penetrar en la interioridad de procesos y personajes en prosa clara y expresiva, lejos de la superficialidad y del sensacionalismo de cierta prensa.

La defunción de este medio puede deberse al abandono del rigor de otros tiempos. Siempre fueron decisivas las portadas de las revistas. Y en tiempos recientes, las de Newsweek incurrieron en el escándalo. Por ejemplo, cuando colocó un retrato de Barack Obama con la leyenda: “El primer presidente gay”. Se refería a la opinión de Obama a favor del matrimonio de personas del mismo sexo.

Sin embargo, en la muerte del semanario hay causas de fondo, que sacuden a la prensa de Estados Unidos. En los últimos cinco años, la prensa escrita perdió 23.000 millones de dólares. La publicidad desertó en gran medida de periódicos y revistas. Es un fenómeno mundial pero que no afecta por igual a todos los países. El Perú es una excepción. Hace poco señalamos cómo algunos medios de América, Europa y Asia se salvan gracias a la calidad de su contenido: rigor del análisis, la originalidad y la riqueza de la información, el cuidado del estilo y, sobre todo, la independencia.

El diario madrileño El País recordó, en su edición del domingo 30 de diciembre, a través de una crónica de Eva Saiz, corresponsal en Washington, que hace dos años desapareció un semanario que formaba un trío con Time y Newsweek, el U.S. News and World Report, que ahora presenta sus páginas solo en la web.

En la caída de Newsweek se sumaron factores como la baja publicidad, pero también el desconcierto de la estrategia periodística, que optó por abandonar sus principios en aras del escándalo. La directora, Tina Brown, tiene culpa en esto.

Ken Doctor, un especialista en estrategia y periodismo digital, ha señalado: “La pérdida de ingresos publicitarios ha sido sin duda una de las causas principales en el cambio de modelo del negocio del semanario. Pero la desaparición de la versión impresa de Newsweek no solo se debe a la amenaza real de Internet, su estrategia de los últimos años no ha sido la más acertada”.

La extinción del semanario encierra una lección para los periodistas del mundo: no hay que renunciar a las mejores tradiciones del periodismo. La novelería no es buen remedio. El papel impreso seguirá siendo para muchos el medio que informa mejor, no solo más rápido, el que interpreta, el que orienta.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com