Abril, el mes crucial

Escribo estas líneas cuando no se conoce aún el resultado de la elección en Venezuela. Lo evidente es que se trata de un acto ejemplar. Ya quisieran los políticos de otros países, incluidos los Estados Unidos, lograr una participación ciudadana tan alta como en Venezuela y una gimnasia electoral tan intensa como en ese país, que en 14 años de revolución bolivariana ha efectuado 18 elecciones.

| 15 abril 2013 12:04 AM | Columna del Director | 938 Lecturas
938

El voto de ayer en la patria de Bolívar marca a abril como un mes crucial no sólo para Venezuela.

Quiero llamar la atención sobre otro aspecto del mes: el alto número de personajes de la cultura peruana y universal que nacieron o murieron en abril.

El 1 de abril de 1875 nació Mario Urteaga, el extraordinario pintor naïf cajamarquino. El mismo día, en 1914, nació el gran pintor y ensayista Teodoro Núñez Ureta.

Se suele citar el verso de Elliot: “abril es el mes más cruel”. En el Perú, la frase dice verdad: el 12, en 1982, muere el poeta Juan Gonzalo Rose. Dos muertes enormes se dieron en el mismo marco cronológico: el 16 de abril de 1930 muere el pensador y luchador socialista José Carlos Mariátegui; el 15 de abril de 1938 fallece en París el poeta César Vallejo, el que podía resumir la vida en un verso: “la soledad, la lluvia, los caminos”. Es decir, el poeta, el hombre solo, el hombre en la naturaleza, el hombre en la ruta de todos.

El 19 de abril de 1913 nació Manuel Moreno Jimeno, el poeta limeño que fue amigo fraterno de José María Arguedas, con quien compartió aulas en San Marcos y rejas en la cárcel, por su acción antifascista al arremeter contra el jefe policial fascista Camarotta, llegado desde la Italia de Mussolini. Allá por 1942, a los 15 años de edad, fui alumno de Moreno Jimeno en la sección nocturna del Colegio Nacional “Alfonso Ugarte”. Recuerdo las palabras con que me autografió su primer libro: “A César Lévano, por su espíritu de alborada”. Cuando me contó de su reciente prisión, me dijo: “Tolstoi expresó que en épocas de oprobio el único lugar digno de un hombre libre es la cárcel”.

Me sumo, con emoción, con estas pobres palabras, a los actos del centenario de Moreno Jimeno, quien me hizo saber, con libros y reflexiones, lo que es la poesía auténtica.

El 23 de abril de 1616, la humanidad sufrió una triple desgracia. Milagro al revés: ese mismo día murieron Shakespeare, Cervantes, Garcilaso Inca. Sobre Cervantes escribió Víctor Hurtado esa maravilla titulada “El Alquimista”. Cierro con su párrafo final.

“El héroe-sobra que se cree acabado, el maestro de la compasión, el señor del optimismo aun en la desgracia que ha sido y será toda su vida, se despide de los aldeanos y sale al campo de la Mancha. Monta en el asno con la dignidad de un caballero y va hacia la historia que lo espera, hacia la historia en la cual él nos espera”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com