Yván Trujillo y el Festival de Guadalajara

Aunque yo lleve solo casi tres años como director en Guadalajara, conozco el festival casi desde su comienzo, y he asistido a la mayor parte de las ediciones porque era director de la Filmoteca de la UNAM y hacíamos actividades conjuntas con el festival tapatío

| 03 noviembre 2012 12:11 AM | Cine | 769 Lecturas
Yván Trujillo y el Festival de Guadalajara 769

Conocí a Yván Trujillo en un viaje al Cañón del Colca para evaluar la posibilidad de hacer un documental sobre esta maravilla de la naturaleza. Hombre de gran humor, Yván disfrutó el viaje y recomendó a la Televisión Educativa Iberoamericana hacer el documental que, por cierto, se hizo bajo la dirección de Javier Trueba. En ese momento Trujillo estaba a cargo de la cinemateca mexicana. Ahora está abocado al Festival de Cine de Guadalajara. Noticine realizó la siguiente entrevista que fue publicada en ABC Giopnostas de España.

–Hablemos del festival que usted dirige. ¿En su próxima edición cuáles serán las novedades?
–El principal cambio es que le damos más énfasis a la parte iberoamericana, pero conservando una recompensa específica para el cine mexicano, que será el Premio Mezcal, a la mejor cinta nacional en cualquier sección. Dentro del apartado competitivo principal, iberoamericano, habrá creo que entre tres y cuatro películas mexicanas. También tendremos algunos estrenos mexicanos fuera de competencia y, entre todos esos films, estudiantes de cine y comunicación de México y alguno de escuelas invitadas de Cuba, Argentina, Costa Rica... elegirán la mejor película nacional que se llevará el Mezcal, dotado con casi 12,000 dólares. También hemos aumentado el monto del Mayahuel a la mejor cinta iberoamericana, que ascenderá a 250,000 pesos.

–¿Guadalajara compite por estrenar las películas iberoamericanas antes que otros certámenes o bien usted se decanta por primar la calidad sin preocuparse por lo más novedoso?
–Es una buena pregunta y difícil de contestar sin caer en contradicciones. Yo creo que en este momento Guadalajara es un “festival de festivales”, con secciones que por sí solas podrían considerarse un certamen autónomo pequeño o mediano. No creo que se trata de competir con otros festivales... Esta parte de tener que estrenar películas, lo que yo llamo “el derecho de pernada”, que se intente poner cosas que no ha visto prácticamente nadie, me parece un poco absurdo, considerando que estás trabajando para promover el cine dentro de la comunidad de Guadalajara. Pero después los siguientes usuarios para mí importantísimos son los directores y los productores mexicanos con sus películas que pretendemos justamente promover. De ahí que estemos abriendo frentes en el exterior para nuestro cine, como la extensión que preparamos para Los Angeles. Creo que algo que hace que ahora mismo Guadalajara tenga un cierto liderazgo frente a otros festivales con los que yo personalmente tengo una gran relación, como puedan ser los de La Habana, Lima o a Huelva, es que aunque estamos en la misma lucha, nosotros tenemos un mercado profesional, que ha cumplido ya 10 años

–Sin embargo, estamos lejos de conseguir que las películas de nuestros países respectivos se vean en los demás a pesar de compartir la misma lengua y cultura.
–En 10 años no lo hemos logrado, aunque avancemos poco a poco. Quizás estemos formando a un público al que podamos sacar del monopolio de Hollywood. Pero pienso que Guadalajara es estratégica porque nos hemos convertido en algo importante como mercado. Nosotros tenemos una presencia importante de compradores europeos, y no solo españoles. El que estemos a tres horas en avión de Los Angeles hace también que muchos norteamericanos vengan. Esas son nuestras fortalezas, que hay que consolidar.

–¿El cambio político en México podría afectar al Festival de Guadalajara y al cine mexicano en general?
–No creo. Estamos acostumbrados a los sexenios y ya ha habido una alternancia, con los 12 años del PAN. Creo que esto nos ha hecho ver que hay una comunidad cinematográfica que es pujante, y -como suelo decir en broma- no caníbal, sino carroñera. Aunque existan estos celos, odios y rencores, a la hora precisa se cierran filas en torno a la producción y a nadie le alegra que a otro le vaya mal. El IMCINE (Instituto Mexicano de Cine) ha hecho una gran labor en manos de Marina Stavenhagen y antes de Alfredo Joskowicz. Ha tenido un papel rector de la industria, pero aunque no se puede apoyar todo se han hecho cambios legislativos para que haya inversiones privadas y se hagan tanto películas comerciales como vanguardistas. En lo que se refiere al festival, nuestros fondos provienen en parte del Gobierno Federal y en parte podría influir, pero creo que sería una miopía no apoyarlo. También tenemos fondos del Estado de Jalisco, y del Gobierno Municipal, que consideran al certamen como un evento destacado en el año junto a la Feria del Libro.

–Ha habido intentos en los últimos años de crear un tipo de festival más internacional, ¿cree que la evolución que está teniendo Guadalajara acabará en un certamen de esas características, con películas e invitados de todo el mundo, o no merece la pena?
–Es un poco prematuro. Hubo intentos como el FICCO en Ciudad de México... Pero de alguna manera puede que Guadalajara acabe convirtiéndose en eso. No descarto que en unos años se amplíe desde el actual objetivo iberoamericano a uno latino más amplio, que acoja a las cinematografías de otras lenguas romances, como Francia, Italia, Rumania... Y después siga creciendo. Pero creo que se pueden abrir ventanas de colaboración. Y también establecer una Academia Iberoamericana de Cine que conceda unos premios anuales, quizás en Vallarta... Llevamos cerca de 30 años y no veo descabellado que Guadalajara se convierta en festival internacional.


Por Ronald Portocarrero


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.731812953949