Trapero en Cannes

De hecho diferenciaría un poco lo que es la religión de la fe. La fe es independiente de la religión y probablemente haya gente religiosa que no tenga fe. Muchas veces se confunden las definiciones. Te sentís cómodo en la capilla y eso no te convierte en católico.

| 19 mayo 2012 12:05 AM | Cine | 903 Lecturas
Trapero en Cannes

Más datos

Filmografía de Pablo Trapero

• 1999: Mundo Grúa (16mm, producción, guión y dirección)
• 2002: El Bonaerense (35 mm, producción, guión y dirección)
• 2004: Familia Rodante (S16mm a 35mm, producción, guión y dirección)
• 2006: Nacido y criado (S35mm, producción, guión y dirección)
• 2008: Leonera (S35mm, producción, guión y dirección)
• 2010: Carancho (35mm, producción, guión y dirección)
• 2012: Elefante blanco (35mm, producción, guión y dirección)
903

En el festival de cine de Cannes las ilusiones se ponen en juego. Llegar a ser parte de la selección oficial o ser invitado a una de las secciones como Un Certain Regard, es alcanzar un nivel muy alto en la producción mundial. Esta vez Argentina estará presente a través de la película “Elefante blanco” (2012), de Pablo Trapero. Algunas secuencias se rodaron en Iquitos con Ricardo Darín

Trapero habla sobre el film a Juan Pablo Russo de Noticine antes de partir al certamen de la Costa Azul. Transcribimos algunos fragmentos de la conversación

- La película más allá de lo social plantea un debate entre la fe y la religión. ¿Son dos tópicos que van tomados de las manos o que también pueden funcionar desde las antípodas?
- La idea de esta película la tengo desde los diez años cuando aún no sabía que quería hacer cine. Yo iba a una escuela salesiana y trabajábamos mucho en diferentes lugares. En mi caso particular con el tiempo me interesó menos la religión y más el trabajo social. De hecho diferenciaría un poco lo que es la religión de lo que es la fe. La fe es independiente de la religión y probablemente haya gente religiosa que no tenga fe. Muchas veces se confunden las definiciones. Te sentís cómodo en la capilla y eso no te convierte en católico. Eso es un poco la que narra la película. Mucho más del esfuerzo, el esmero y el cariño que ponen esos curas esto deja de ser un acto religioso, es el debate que la película plantea. Muchas veces la acción por los pobres está acompañada por una idea de Dios que no todos tienen por qué compartir.

- La película se hizo en un auténtico barrio marginal de la periferia de Buenos Aires ¿Cómo reaccionó la gente del lugar cuando llegaron ustedes a filmar?
- Fue la primera pregunta que nos hicimos todos mucho antes de comenzar el rodaje. Y la verdad que la gente nos trató en todos los lugares súper bien. Había algo que nos decían a cada momento y era que estaban muy agradecidos de que fuéramos a filmar ahí. De que hubiera un espacio donde se pudieran expresar, aunque fuera en la ficción. Incluso mucha gente actúa y otros trabajaron en algún aspecto de la película, en vez de llevar gente de fuera contratábamos gente de ahí. Lo que sentimos fue mucha comodidad. La experiencia fue muy conmovedora y creo que se nota en la película.



- ¿De qué manera trabajaron el tema del lenguaje y las características de los personajes que habitan el lugar?
- Básicamente se hizo una investigación mucho antes. Los diálogos cambian mucho según la escena. Hay escenas que estaban escritas tal cual como estaban en el guión y se fueron reproduciendo palabra por palabra y hubo otras que de acuerdo al momento se trabajaban de un modo particular. Cada escena necesita una forma precisa de trabajo y hay que ir entendiendo como evoluciona. Por ahí vos tenés una idea en la cabeza y de repente llegás y no funciona. Hay un montón de variables, más allá del guión que puede estar muy bien como punto de partida, que terminan de hacer que esos diálogos funcionen y ahí es muy importante la participación de los actores. Hay escenas que las filmamos en una dirección y que al fin del día había que cambiarlas. En esa variedad es donde se va nutriendo el personaje de cada uno.

- ¿Cuándo escribieron el guión buscaron darle al “Elefante blanco” un rol protagónico más como si se tratará de un personaje?
- Justamente el edificio del “Elefante blanco” no estaba en el guión. Surge en parte del proceso de la película. Eso a veces es complicado porque a medida que estábamos preparando la película yo sigo escribiendo y a nivel de producción es un caos. El “Elefante blanco” surgió durante el proceso de producción, una vez que todo el equipo estaba funcionando y buscábamos los lugares. El proceso se hace más vital en ese sentido ya que el guión se pone a prueba en cada decisión que vas tomando después. Por ejemplo el edificio surgió en la búsqueda del lugar. Con todo lo que representa y lo que se ve en la película fue como un amor a primera vista. Cuando lo vi no podía pensar en otro lugar que no fuese ese. El “Elefante blanco” se volvió un protagonista más en el momento de hacer la película


Ronald Portocarrero


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario