Robo en las Alturas ***

‘Robo en las Alturas’ tiene como escenario principal un lujoso edificio de Nueva York.

| 09 diciembre 2011 12:12 AM | Cine | 1.5k Lecturas
Robo en las Alturas ***
LO MEJOR DE LOS ESTRENOS
1514

¿Qué tan lujoso? Basta decir que sus inquilinos son algunos de los hombres más millonarios del mundo. Pero como bien dice su administrador (Ben Stiller), el valor de una propiedad no solo se mide en infraestructura y dispositivos de seguridad; no eres el rey hasta que tengas los empleados que te hagan sentir como uno. Pero en esta comedia de Brett Ratner, los protagonistas no son los peces gordos de Wall Street sino los trabajadores que les abren las puertas, que limpian sus pisos, que los hacen sentir especiales. Lo curioso es que todos ellos parecen ser felices…hasta que descubren ser víctimas de un fraude. Estos humildes trabajadores –como muchos otros en EE.UU.- despertaron un día con la noticia de que los ricos vivían a expensas de sus miserables salarios. Como esta es una película de ficción, había que personificar “el mal” en un villano, un delincuente de saco y corbata. El papel le queda perfecto a Alan Alda, quien –como demostró en ‘El Aviador’ (2004)- puede ser siniestro cuando se lo propone. Lo genial de Alan Alda es que inspira confianza, cualidad imprescindible en un estafador. Su relación con Ben Stiller –su empleado, víctima y tal vez único amigo- es uno de los aspectos más sugerentes del filme. Aquí Ben Stiller intenta una variación adulta de su típico personaje torpe y bienintencionado, permitiéndose el derecho a ser rebelde. Tiempos desesperados exigen medidas desesperadas. Hace su ingreso Eddie Murphy como un ladronzuelo callejero. Parece ser la recuperación del mejor Eddie Murphy –el de sus inicios- pero su presencia es, a la larga, una distracción. ‘Robo en las Alturas’ no es una maravilla pero es más sagaz e indignada que muchos dramas de realismo social.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD