Ricardo Darín y “El elefante blanco”

En Iquitos, en el norte de Perú, tuvimos oportunidad de conocer una ciudad prácticamente construida sobre el agua. Y lo loco, lo mágico de la vida, es que a pesar de todo lo que a nosotros nos puede impactar, por toda Latinoamérica o en una ciudad emplazada sobre el agua, es que ahí hay felicidad.

Por Diario La Primera | 28 julio 2012 |  1.5k 
1505  

Empieza el 16 Festival de cine de Lima y entre las películas que se exhibirán se encuentra “El Elefante blanco” del argentino Pablo Trapero. Ricardo Darín interpreta a un sacerdote confrontado entre la iglesia católica y la realidad social en América Latina. En la siguiente entrevista – cortesía de Alta Film -, el reconocido actor habla sobre su experiencia en este film, que fue rodado en parte en el Perú.

El elefante blanco retrata un contraste entre diferentes estamentos de la Iglesia católica. Sin embargo, parece que los protagonistas de la historia nunca acaban de cumplir las expectativas de su entorno

- No soy el más indicado para hacer un análisis sobre la estructura eclesiástica ni de su funcionamiento. De todos modos creo mucho en el trabajo que se hace persona a persona en contacto directo de uno con otro. Creo que el trabajo pastoral, por lo que he tenido oportunidad de ver, se centra especialmente en este aspecto, en aquellas cosas que se pueden cambiar, que se pueden mejorar. Existe, no me cabe duda, una cierta resignación frente a aquellas cosas que no se resuelven pero de todos modos el esfuerzo es válido. Si hay algo que aprendí mientras trabajaba en este rodaje es precisamente eso: el extraordinario valor que tiene una persona en una comunidad afrontando los conflictos personalmente, poniendo el cuerpo en ello y no solo tratando de dar lo mejor de si, sino tratando en muchos casos tratando de ser nexo de soluciones.

El sacerdote Julián, se le asigna un papel de contrapeso o de moderador de las acciones y pensamientos de otros. ¿Cómo ve ese matiz del personaje?

- Toda mi vida estuve entre conflictos y toda mi vida intermedié para pretender, sin conseguirlo siempre, que las cosas no pasaran a mayores. Soy un convencido de que la discusión, la conversación, la confrontación, son herramientas enriquecedoras y que en muchos casos ayudan a solucionar conflictos; no me asusta la discusión porque establezco perfectamente cuál es la diferencia entre discusión y pelea. Me parece que la batalla se debe dar en ese terreno, en ese escenario y no en otros y no habría que tenerle miedo a la discusión, la confrontación de ideas. En muchos casos es lo que ha servido para que la civilización siguiera adelante a pesar de aquellos que hacen de todo para que retroceda.

De su experiencia en el rodaje en Argentina y Perú, ¿tiene algún recuerdo que le haya hecho reflexionar particularmente?

- Particularmente, reflexiono cada vez que puedo. De hecho, la Iglesia comete errores muy grandes, aferrándose a viejos conceptos por no querer entender los males, a los que se ve sometida la población muchas veces, sobre todo las mujeres, y por no querer entender que hay ciertos aspectos que han cambiado mucho. En Perú tuvimos la posibilidad de contrastar lo que es la miseria urbana con la miseria en estado natural. Tuvimos oportunidad de ver poblaciones sumergidas en situaciones de indigencia pero en un contexto totalmente distinto, rodeados de la selva amazónica y por sus calles en vez de pasar tierra o piedras o polvo pasa agua porque hay ciudades montadas sobre agua. En Iquitos, en el norte de Perú, tuvimos oportunidad de conocer una ciudad prácticamente construida sobre el agua. Y lo loco, lo mágico de la vida, es que a pesar de todo lo que a nosotros nos puede impactar, por toda Latinoamérica o en una ciudad emplazada sobre el agua, es que ahí hay felicidad, hay amor, crecen y nacen niños todos los días, hay gente que se enamora, que confía en el futuro, que trabaja. Hay gente decente, gente honorable, gente muy educada, muy instruida. Hay gente que mira para adelante y trata de que en esa mirada se pueda reflejar lo que espera para sus hijos el día de mañana, así que mi respeto para todos ellos.


Por Ronald Portocarrero

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario