Madres de Antología

Barbara Stanwyck en ‘Stella Dallas’ (1937)
La novela homónima de Olive Higgins Prouty ha sido llevada al cine en tres oportunidades, incluyendo una alabadamuda de 1925 y un vehículo para Bette Midler en 1990. La adaptación más célebre fue dirigida en 1937 por King Vidor y protagonizada por la extraordinaria Barbara Stanwyck. Es un conmovedor melodrama acerca del maltrato que sufre una madre sin educación formal que sólo puede ofrecer a su hija amor incondicional.

| 11 mayo 2012 12:05 AM | Cine | 2.8k Lecturas
Madres de Antología
Hacemos un repaso por la historia del cine para destacar algunas madres de ficción que dejaron huella, unas por ser amorosas y sacrificadas, otras por detestables.
2888

Joan Crawford en ‘Mildred Pierce’ (1945)
En 1941 el autor de policiales James M. Cain publicó una novela que habría de convertirse en un clásico de Hollywood y permanece hasta hoy como un brillante cruce de géneros aparentemente incompatibles: el melodrama femenino y el filme noir. La diva Joan Crawford -ver Mamita Querida- se entregó al papel de una madre que sacrifica su libertad por el bienestar de una hija egoísta. La Academia fue más amable y la honró con un Oscar.



Sophia Loren en ‘Dos Mujeres’ (1960)
El papel más importante en la carrera de Sophia Loren, el que le mereció su único Oscar y su consagración definitiva como actriz dramática. Este emotivo drama dirigido por Vittorio De Sica cuenta los esfuerzos de una madre por proteger a su hija adolescente de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, misión en la que fracasa amargamente. Sophia volvió a interpretar este personaje en un telefilme de 1988, bajo las órdenes de Dino Risi.



Faye Dunaway en ‘Mamita Querida’ (1981)
El título es una ironía porque este biopic sobre Joan Crawford es un feroz ajuste de cuentas por parte de su hija adoptiva Christina Crawford, autora del incendiario best seller en que se basó el filme. Son tantos los abusos que exhibe que cuesta trabajo tomárselo en serio, objetivo al que contribuye la actuación histérica de Faye Dunaway. A pesar de ser una madre espantosa, la Joan Crawford de Mamita Querida es un icono de la cultura popular.



Anne Ramsey en ‘Bota a Mamá del Tren’ (1987)
La ópera prima de Danny DeVito es un jocoso homenaje a ‘Pacto Siniestro’, de Alfred Hitchcock, en el que dos personas intercambian a las víctimas de sus crímenes. Siguiendo esta lógica, el inepto Owen (DeVito) le pide a Larry (Billy Crystal) que asesine a su tiránica madre. La actuación de Anne Ramsey fue memorable porque hizo posible que todos nos sintamos identificados con la empresa, todo un logro que le valió una nominación al Oscar.



Kathy Bates en ‘Eclipse Total’ (1995)
También Stephen King tiene algo que opinar sobre las madres, aunque no siempre en términos halagadores (no olvidemos a la mamá de Sissy Spacek en Carrie). Sin embargo, en su novela Dolores Claiborne, King creó a una moderna Stella Dallas atrapada en una intriga de suspenso. La versión cinematográfica fue dirigida por Taylor Hackford y protagonizada por Kathy Bates, en una actuación tan estupenda como la de Misery (1990).



Bjork en ‘Bailando en la Oscuridad’ (2000)
Además de ser una gran cantante, Bjork es conocida por sus excentricidades y sus arrebatos emocionales. A pesar de su apariencia frágil, Bjork es una mujer sumamente intensa y Lars Von Trier supo aprovechar estas cualidades para dirigirla en el papel de su carrera como actriz. Selma, la inmigrante ciega que interpreta Bjork en “Bailando en la Oscuridad”, trasciende su rol de madre abnegada para convertirse en una mártir de la injusticia social.



Uma Thurman en ‘Kill Bill’ (2003-2004)
Beatrix Kiddo, alias La Novia, debía tener un buen motivo para salir del estado de coma y sobreponerse a tanto dolor. En un principio era simplemente la venganza pero a medida que la espectacular saga de “Kill Bill” tomaba cuerpo -sobre todo en el segundo volumen-, conquistaba mayores alturas emocionales, siendo la más importante el descubrimiento de que su pequeña hija sobrevivió al atentado contra su vida. La leona perseguía a su cachorra.



Angelina Jolie en ‘El Sustituto’ (2008)
Basado en un hecho real, este magnífico drama de Clint Eastwood le reportó a Angelina Jolie una nominación al Oscar. La mujer más sexy de Hollywood dejó de lado el glamour para ponerse en el pellejo de Christine Collins, una madre que perdió a su hijo pero nunca se cansó de buscarlo. Christine es una pionera de las madres solteras que trabajan para mantener su hogar, pero también es un blanco fácil del sistema y de la corrupción policial.



Mo’Nique en ‘Preciosa’ (2009)
Te guste o no te guste la película, hay que reconocer el trabajo de Mo’Nique, ganadora del Oscar a la Mejor Actriz Secundaria. Mo’Nique es mejor conocida en EE.UU. como comediante, pero será difícil sacarse de la cabeza su actuación como una madre abusiva e irresponsable. Su monólogo final no la redime pero ayuda a comprender su conducta brutal.


Por: Claudio Cordero


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD