Los Indestructibles

Cualquiera hubiera apostado, a fines de la década de los noventa, que la carrera Sylvester Stallone había llegado a su ocaso, no solo por el fracaso rotundo de sus últimos proyectos –muchos de ellos estrenados directamente en video- sino también por la edad madura del actor italoamericano. Para nadie es fácil llegar a los 50 años, pero es mucho peor cuando eres considerado un héroe de acción y nadie quiere verte envejecer. Sin embargo, nos encontramos diez años después con un Stallone revigorizado, mucho más involucrado en el aspecto creativo de sus películas, y porqué no, orgulloso de su legado cinematográfico.

Por Diario La Primera | 17 set 2010 |    
Los Indestructibles

Más datos

CALIFICACIÓN: ***

Bruce Willis y el gobernador de California Arnold Schwarzenneger hacen una aparición especial en la película. Ellos comparten su única escena con Sylvester Stallone, en la que sin duda es uno de los momentos más antológicos de “Los Indestructibles”.

El inicio de esta recuperación artística se produjo con “Rocky Balboa” (2006), dirigida y escrita por el mismo Stallone, un cierre inesperadamente digno a la saga del “garañón italiano”. Luego tocó el turno de “Rambo” (2008), otro ajuste de cuentas con un personaje icónico, un intento serio que no cayó en el ridículo. El éxito modesto de ambos filmes motivó a que Stallone insista en sus tareas de director, guionista y estrella, aunque esta vez hizo algo mejor que resucitar a Cobra: se puso al frente de un homenaje extravagante al cine de acción, una última hurra por los días de gloria.

“Los Indestructibles” es la inteligente respuesta de Stallone y sus colegas musculosos (el reparto es un “quien es quien” del género macho por excelencia) a todos aquellos que los creíamos pasados de moda, a todos aquellos que nunca los miraron con respeto. De hecho, lo más valioso que tiene “Los indestructibles” es su actitud renegada y desafiante, algo que no siente como una pose sino como un reflejo del temperamento hosco de sus personajes. Es exactamente el tipo de película que estos tipos duros disfrutarían tomando una cerveza, no solo porque el número de cadáveres es elevado, sino porque la camaradería masculina está puesta en un primer plano.

Las peleas, las explosiones, las balaceras, todo eso está muy bien filmado y con deleite profesional. Sin embargo, los mejores momentos son aquellos en que los mercenarios intercambian bromas pesadas y alguna que otra confidencia, sobre todo Stallone con Jason Statham y con Mickey Rourke, quien no participa en ninguna escena violenta pero tiene las mejores líneas del guión. Ya que hablamos de los actores, hay que reconocer que Dolph Lundgren (alias Iván Drago) y Eric Roberts tienen muy buenas oportunidades de lucimiento, sobre todo el segundo, un villano tan sádico como lo demanda el género. Luego de “Son Como Niños”, estamos ante el segundo gran reencuentro de compañeros de promoción, aunque estos llegan en moto y sin esposas.

Claudio Cordero

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.