Los Hermanos Sherman

Aunque sean perfectos desconocidos para más de una generación de cinéfilos, lo cierto es que los hermanos Sherman son una institución norteamericana.

| 24 marzo 2012 12:03 AM | Cine | 2.8k Lecturas
Los Hermanos Sherman 2843

Es sabido que el cine es un trabajo en equipo, pero los críticos cometemos el error de engrandecer la figura del director, lo que puede ser apropiado en algunos casos pero no siempre. Esta injusticia histórica ha traído como consecuencia el olvido de muchos artistas que dieron forma, desde detrás de cámaras, a los clásicos que todos atesoramos.

El pasado 6 de marzo falleció, a los 86 años, el compositor Robert Sherman. La noticia pasó desapercibida entre los círculos cinéfilos, tal vez porque Robert Sherman y su hermano Richard –socios por más de 50 años- fueron principalmente escritores de canciones, la mayoría de ellas concebidas para el público infantil. En efecto, los hermanos Sherman eran los músicos predilectos de Mr. Walt Disney y trabajaron en cintas familiares como ‘Mary Poppins’ (1964), ‘El Libro de la Selva’ (1967), ‘Chitty Chitty Bang Bang’ (1968), entre otras. No faltará quienes pretendan restarles valor, considerándolos parte de una tradición insulsa y anticuada, pero los que crecimos expuestos a sus melodías, sabemos que la magia perdura el paso del tiempo. Temas como “Supercalifragilisticoexpialidoso” (de ‘Mary Poppins’), “Quiero ser como tú”, “Confía en mí” (de ‘El Libro de la Selva’) o “Qué Pequeño el Mundo Es” (himno definitivo de los parques de atracciones) son irresistibles en cualquier estación del año.



Aunque sean perfectos desconocidos para más de una generación de cinéfilos, lo cierto es que los hermanos Sherman son una institución norteamericana. En 2005 fueron incluidos en el Salón de la Fama de los Compositores; en 2008 se les condecoró con la Medalla Nacional de las Artes –el más alto honor concedido a un artista en EE.UU.-; también fueron objeto de un aclamado documental estrenado en las salas comerciales - ‘The Boys: Sherman Brothers’ Story’ (2009)-; algunos de sus musicales –como ‘Mary Poppins’- han sido adaptados con éxito al teatro, además que sus canciones han sido versionadas por cantantes como Brian Wilson, Roger Waters, Siouxie and the Banshees. Es decir, hay evidencias abrumadoras de que el legado de los Sherman está vivo y goza de buena salud. No son un acto nostálgico, forman parte del presente que nos rodea. Lo que pasa es que todos conocen las canciones, pero pocos conocen a los que las escriben.



Si quieren conocer más sobre esta dupla creativa, el mejor punto de partida es el documental ‘The Boys: Sherman Brothers’ Story’, realizado por los hijos de ambos, Gregory V. Sherman y Jeff Sherman. No solo funciona como el repaso bien informado de una carrera gloriosa -con entrevistas a colegas como John Williams y Alan Menken, a cineastas como John Lasster y John Landis- también es el estudio de una relación complicada, tumultuosa, a la que el éxito y el paso del tiempo no ayudaron a apaciguar, sino que agudizaron las tensiones entre dos personalidades opuestas, al punto que sus familias dejaron de hablarse por varias décadas. Lo único en lo que Robert y Richard podían estar de acuerdo era en componer música que embellezca la vida de la gente, tal como les recomendó su padre (de quien heredaron su talento): “haz que sean sencillas, sinceras y originales”. El filme acaricia la posibilidad de una reconciliación entre los hermanos distanciados (ambos ancianos pero indomables en su carácter), pero arriba a la conclusión que la vida real es una cosa muy distinta a un musical de los Sherman; la paradoja es que esa animosidad era la fuente creativa de donde surgían melodías perfectas. Ellos creían en cada palabra y cada nota que escribían, intentaban hacer del mundo un lugar mejor al que conocían. La inocencia era una ilusión pero no un engaño.


Por Claudio Cordero


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD