La Divina

Hay en la vida amores imposibles y posibles. Los imposibles son aquellos que no podemos entregar a quien no los quiere. El rechazo de un amor intenso produce la más profunda de las tristezas, el vacío constante, la soledad, el insomnio, la locura y a veces el suicidio. Pero los amores posibles son los que perduran a través del tiempo, los que no envejecen nunca, los que reiteran la emoción cada vez que son contemplados. Quiero confesarles cómo encontré este amor posible.

Por Diario La Primera | 09 agosto 2009 |  788 
La Divina
Greta Garbo

Más datos

Cuando hace “El demonio y la carne”, en 1927, la Garbo galvaniza todos los públicos y se convierte en la gran pasión romántica del cine.
788  

Apareció en mi vida cuando ella tenía 63 años y yo apenas cumplía los 20. Fue fulminante. Quedé atrapado, enamorado por su magia, su mirada lánguida, su risa triste, su piel de ángel en la luz. La oscuridad y el anonimato ocultaban mi arrebato. Sólo duró una semana la contemplación, pero el amor no murió nunca. Ella, si viviera, tendría más de 100 años. Nunca supo quién era este amante clandestino y lejano.

Pero yo sí sabía quién era ella. Sabía que nació en Estocolmo, de padres campesinos del sur de Suecia y que habitaba en la calle Bekingegatan 32, en un edificio para familias de obreros. Al morir el padre, ella, con 14 años, se puso a trabajar. Soñaba con ser actriz. Casi como todas las muchachas que se encuentran atrapadas en la rutina de la vida cotidiana. El cine era la puerta de escape. ¿Un sueño imposible? Veamos. En 1922 ingresa a la Real Academia de Arte Dramático. El director de la Academia, Gustav Molander, la escoge para participar en una película que dirigiría Maurice Stiller, un director de sólido prestigio, mucho mayor que la joven que tiene ante sus ojos. Allí empezaría la transformación. Stiller-Pigmalión y Greta Gustavson, bautizada Garbo, la discípula predilecta, el amor y la devoción.

La Garbo es obra de Stiller como Marlene Dietrich lo fue de Sternberg. En 1925 Stiller y su musa parten a Estados Unidos con un contrato de la Metro bajo el brazo. Un año después, ella aparece por primera vez en “Torrente” dirigida por Monta Bell, sobre un guión basado en la novela “Entre Naranjos”, de Vicente Blanco Ibáñez.

Poco a poco, la Garbo conquista al público norteamericano, pero cuando hace “El demonio y la carne”, en 1927, dirigida por Clarence Brown y con John Gilbert como coprotagonista, la Garbo galvaniza todos los públicos y se convierte en la gran pasión romántica del cine. A partir de entonces es la metáfora del amor, incluyendo una suerte de sexualidad enmascarada por la mirada, la inclinación de la cabeza, el movimiento de los brazos y las manos.

La obra de Stiller camina ahora sola. El viejo maestro ya no es necesario. Plataforma de despegue, Stiller sabe que ha creado una estrella que brilla lejos de su corazón y de sus brazos. Debe regresar a Suecia y morir en el olvido. Nadie se lo impedirá. Es su destino. Stiller parte a Suecia y al olvido perenne, que es la muerte física. La Garbo encuentra rápido consuelo en John Gilbert y varios amores fugaces, incluso los ambiguos.

Entre 1927 y 1929, la Garbo filma siete películas, todas en el período mudo. Los temas siempre son los mismos: el amor y la pasión.

En 1931 la Garbo filma “Ana Christie”, sobre la obra de Eugene O’Neill. La publicidad lanza la película con la frase exacta: “la Garbo habla”. Suficiente. Su voz áspera, con su acento sueco gutural, se sumaría al atractivo de su belleza, otorgándole un aire de misterio. Pero, además, se revela como una notable actriz, asumiendo un rol complejo y difícil.

Desde “Ana Christie” hasta su último filme “La mujer de dos caras” en 1941, Greta Garbo protagonizó catorce películas. Siete de estas últimas se exhibieron en Lima en un memorable ciclo en la década del setenta en el cine Colmena.

Allí nació el amor posible que continúa hasta hoy. Ella es la fusión de la realidad y el mito, del delirio del amor, la imagen de la mujer perfecta, sin tiempo ni agonía. Ella es simplemente divina.

Ronald Portocarrero
Redacción

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119379 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario