Ken Russell: El Nombre del Exceso

El inglés Ken Russell -considerado uno de los directores de cine más polémicos- falleció la semana pasada a los 84 años. Estos son algunos de sus títulos fundamentales.

| 03 diciembre 2011 12:12 AM | Cine | 1.9k Lecturas
Ken Russell: El Nombre del Exceso 1975

1) ‘Mujeres Apasionadas’ (1969)
Considerada la primera película personal de Ken Russell, ‘Mujeres Apasionadas’ empezó realmente como un encargo: el productor-guionista Larry Kramer contrató a Russell como un reemplazante de su director original. Esta aclamada adaptación de D.H. Lawrence causó revuelo por los desnudos frontales de Alan Bates y Oliver Reed, algo insólito para la época. El Hollywood hippie recibió esta importación inglesa con los brazos abiertos, concediéndole 4 nominaciones al Oscar, uno de ellos para Russell (el único de su carrera) y distinguiendo a Glenda Jackson con el Oscar a Mejor Actriz.

2) ‘The Music Lovers’ (1970)
El estilo barroco, desenfrenado de Ken Russell empezó a forjarse con esta biografía del compositor Tchaikovsky que enfureció a los académicos por su falta de rigor histórico. La película es un espectáculo visual y musical –cortesía de la Orquesta Sinfónica de Londres, conducida por André Previn-, en el que apenas hay diálogos: todo está contado a través de pesadillas, recuerdos, fantasías y demás delirios. Con Richard Chamberlain como un Tchaikovsky atormentado por su homosexualidad reprimida y Glenda Jackson como su mujer ninfómana. Incomprendida en su estreno, hoy los críticos la revaloran.

3) ‘Los Demonios’ (1971)
En el caso de Ken Russell, hablar de una película kamikaze resulta altamente improbable: fue un director que no se guardó nada, que cedió a todos sus impulsos, que puso tenazmente en riesgo -como pocos lo han hecho- su prestigio artístico y comercial. Pero uno se encuentra con ‘Los Demonios’ y llega a la conclusión de que algunas cosas no se deben probar más de una vez, sencillamente porque son insuperables. ‘Los Demonios’ es la obra más extrema y salvaje de Ken Russell, una cumbre absoluta a la que nadie permanece indiferente. Oliver Reed tuvo el papel de su carrera como el clérigo Grandier, oscuro objeto del deseo de una monja jorobada (Vanessa Redgrave).

4) ‘El Novio’ (1971)
Según confesión de Ken Russell, luego de hacer ‘Los Demonios’ necesitaba con urgencia hacer algo ligero y divertido. ¿Qué mejor momento para hacer un musical como los de antaño? ‘El Novio’ –basada en la obra teatral de Sandy Wilson- es un extravagante homenaje al Hollywood clásico, especialmente al director y coreógrafo Busby Berkeley. ‘El Novio’ también significó el debut cinematográfico de Twiggy, la modelo número 1 en Inglaterra. Por esta película y por ‘Los Demonios’, Ken Russell fue declarado por el National Board of Review como el Mejor Director de 1971.

5) ‘El Mesías Salvaje’ (1972)
Siempre obsesionado con la vida de los artistas, Ken Russell centró su atención en el escultor francés Henri Gaudier-Brzeska (1891-1915), protagonista de una desgarrada historia de amor al lado de una mujer mayor con la que nunca llegó a tener intimidad. La película estuvo basada en la correspondencia entre Gaudier-Brzeska (interpretado por Scott Anthony) y su amada Sophie Brzeska (Dorothy Tutin), quienes fueron separados para siempre por la I Guerra Mundial. Un Russell más intimista pero notable.

6) ‘Mahler’ (1974)
Además de ser famosos compositores, ¿qué tienen en común Elgar, Delius, Strauss, Liszt, Mahler y Tchaikovsky? Pues que todos ellos han sido llevados al cine por Ken Russell. Gustav Mahler (interpretado por Robert Powell) tuvo una vida bastante sufrida, empezando por el suicidio de su hermano, la muerte de su hija y un matrimonio fallido. Mahler cargó con el estigma de ser judío, con una salud resquebrajadiza, con una obsesión neurótica por la muerte, pero dejó un legado musical de incontestable belleza. ‘Mahler’ concursó en el Festival de Cannes y fue reconocida con el Premio Técnico.

7) ‘Tommy’ (1975)
La película más taquillera de Russell es la versión cinematográfica del álbum homónimo de The Who, originalmente editado en 1969. El director escribió el guión con Pete Townshend y se aseguró la presencia de la banda en el reparto. Roger Daltrey –cantante de The Who- debutó como actor en el rol de Tommy, un joven incapacitado que conquista la fama gracias a su destreza con el pinball. Elton John, Tina Turner y Eric Clapton son algunos de los músicos que desfilan. Pero quien se roba los aplausos es Ann-Margret como la mamá de Tommy. Su escena de alucinación es de antología.

8) ‘Estados Alterados’ (1980)
Tras imponer su nombre y su estilo en la primera mitad de la década de los 70, Ken Russell perdió la brújula y tuvo un sonado fracaso en 1977 con ‘Valentino’. Su siguiente paso fue mudarse a Hollywood para empezar allí su resurgimiento creativo. Pero la meca del cine atravesaba cambios radicales en los años 80. La resaca ‘Star Wars’ aún no había pasado y Ken Russell era la antítesis de George Lucas. No importaba si ‘Estados Alterados’ era ciencia ficción de primera línea, con efectos especiales nunca antes vistos, y llena de ideas provocadoras. Hoy es un clásico de culto.

9) ‘Crímenes de Pasión’ (1984)
La amarga experiencia de ‘Estados Alterados’ –que tuvo como clímax la pelea con el guionista Paddy Chayefsky- dejó a Ken Russell en una situación precaria: su siguiente película tenía que ser un éxito comercial. Entonces llegó ‘Crímenes de Pasión’, una de sus obras más audaces, donde puso sobre el tapete la relación enfermiza de la sociedad estadounidense con el sexo. Kathleen Turner es, durante el día, una diseñadora de moda y, durante la noche, una prostituta que satisface las fantasías más oscuras de los hombres. En la era de Reagan y Rambo, no había espacio para locuras tan corrosivas.

10) ‘El Arcoiris’ (1989)
Ken Russell abandonó Hollywood con la convicción de que nunca volvería a trabajar para un estudio grande. La última etapa de su carrera lo encuentra cada vez más aislado, arrinconado y prácticamente olvidado por el público. Tanto ‘Gothic’ (1986) como ‘The Lair of the White Worm’ (1988) son lecturas personales del terror clásico y literario, mientras que ‘Salome’s Last Dance’ (1988) es un homenaje irrespetuoso a Oscar Wilde. Tal vez su última gran película sea ‘El Arcoiris’, precuela de ‘Mujeres Apasionadas’ que sorprendió a muchos por su sofisticación. Ken Russell la llamó su película favorita.


Claudio Cordero

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...