Juan José Campanella y el Oscar

La noche de los premios de la Academia norteamericana de cine en el 2010, en la categoria a mejor película extranjera competían la peruana Claudia Llosa con “ La teta asustada” y el argentino Juan José Campanella por “ El secreto de sus ojos”. El nerviosismo era evidente pero también la seguridad de saber que dos películas latimoamericanas estuvieran en carrera por los premios. Los electores premiaron a Juan José Campanella. Campanella conoce muy bien la industria norteamericana. Ha vivido más de veinte años y su carrera incluye haber dirigido varios capítulos de una de las series de mayor éxito en la televisión gringa como es “Dr, House”. Aquí reproducimos algunos fragmentos de antrevistas realizadas al director argentino a propósito de su film.

| 26 noviembre 2011 12:11 AM | Cine | 1.5k Lecturas
Juan José Campanella y el Oscar
Todas mis películas se desarrollan en un contexto social. En esta hay quien atribuye al entorno político (la Argentina de los años 70) mucha importancia.

Más datos

FILMOGRAFÍA

• 1979: Prioridad nacional (mediometraje)
• 1982: Victoria 392 (no estrenada comercialmente)
• 1991: The Boy Who Cried “Bitch” (El niño que gritó «puta»)
• 1997: Ni el tiro del final
• 1999: El mismo amor, la misma lluvia
• 2001: El hijo de la novia (nominada al premio Oscar de la Academia de Hollywood como mejor película extranjera)
• 2004: Luna de Avellaneda
• 2010: El secreto de sus ojos (ganadora del premio Oscar de la Academia de Hollywood como mejor película extranjera)
• 2012: Metegol (en fase de pre-producción)
1507

--¿Se esperaba esta respuesta del público o te la veías venir teniendo en cuenta la repercusión que tuvieron tus trabajos anteriores?
--- No, no lo puede esperar nadie nunca. Sería una irresponsabilidad total. Imagínate que en mi vida, en mis ejemplos personales llegar a tener otro éxito como “El hijo de la novia” sería un sueño hecho realidad. Es algo que yo ya había abandonado y esto lo está superando. La verdad que estos números no estaban en los cálculos de nadie.

---La mayoría destaca el trabajo de Guillermo Francella porque nadie se lo hubiera imaginado para ese papel. ¿Por qué lo convocaste a él para ese personaje?
--Mirá que curioso, vos sabés que esta reacción, en este mismo sentido, no en la misma magnitud, me ocurrieron con Ricardo Darín en “El mismo amor la misma lluvia” y Con Pablo Rago en “Vientos de agua”. Yo había visto el trabajo de los tres en teatro, me refiero a Ricardo, Pablo y Guillermo, y además tengo ojo clínico, es mi profesión, analizar a un actor más allá de su material con el que trabaja. Para mí no es ninguna sorpresa, yo hace años que veo que Guillermo es un enorme actor y podía interpretar al personaje de Sandoval tranquilamente. Quizás lo supe ver pero no te creas que tuve que sacarle esta actuación con tirabuzón. Es él, uno puede marcar una energía, cosas que hacen al personaje, pero en definitiva el que lo tiene que hacer es él. Yo no puedo enseñar a actuar a alguien.

--Parece que Darín es un actor fetiche. ¿Se puede hacer cine en Argentina sin él?
--No es un actor fetiche, es un gran actor que forma parte, como el resto de los que participan en la película, de mi corta lista de actores. Lo que sucede es que Ricardo encaja perfectamente en los personajes cuando hago el guion.

--La película está grabada en soporte digital. ¿Qué beneficios le reporta?
--He ahorrado mucho dinero y a la hora de rodar lo puedo hacer sin temor a gastar material o agotar el metraje en una escena. Esta película tiene un trabajo enorme de efectos visuales de computación y haberla filmado en digital me da unas ventajas enormes. Hay 107 tomas hechas con trucos. La más compleja es la que se desarrolla en un campo de fútbol con miles de personas cuando, en realidad, eran quinientas. Tardamos ocho meses en montarla.

--En sus trabajos anteriores no destacaba el contexto político como sucede con esta.
--Todas mis películas se desarrollan en un contexto social. En esta hay quien atribuye al entorno político (la Argentina de los años 70) mucha importancia. El contexto siempre lo tiene, pero la idea no era esa. Contamos una historia universal y cotidiana. El crimen es uno más de los que vemos a diario en los periódicos.

--La película la escribió a medias con Eduardo Sacheri, autor de la novela «La pregunta de tus ojos». ¿Podría hacer una película sin participar del guión?
--Soy coguionista de todas mis películas. Dirigir una sin meter para nada la pluma me resultaría imposible.

--Hay una mezcla de drama y comedia permanentemente. ¿Es un sello en toda su obra?
-La vida es así. En situaciones dramáticas es cuando suceden comentarios o hechos inesperados que provocan la risa y a mí me gusta mezclar ambos géneros.

--Para un público que no vive en Argentina, al salir del cine la imagen que se lleva de la Justicia es lamentable.
--En Argentina hay un intento permanente de controlar el Poder Judicial. Ves cómo el tejido moral de la sociedad está un poco más deshilachado. Creo que, como resultado del instinto de supervivencia, porque hay sistemas diseñados para empujarte a caer en la corrupción, pero me he encontrado con muchos Espósitos, con gente con verdadero sentido del deber y de la Justicia.


Ronald Portocarrero


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD