“El último Elvis” gana en San Sebastián

Tiene el mismo nombre que el famoso productor y director argentino que lanzó al estrellato a Isabel Sarli. Pero no es él, se trata del joven cineasta Armando Bo, quien ganó en el reciente festival de San Sebastián en la sección Horizontes Latinos. Reproducimos una entrevista a Armando Bo, publicada en Noticine, la página Web especializada.

Por Diario La Primera | 13 oct 2012 |    

– ¿De qué se trata “El último Elvis”?
– Cuenta la historia de Carlos Gutiérrez, que es un obrero metalúrgico argentino que tiene un don para cantar, un tipo terriblemente talentoso que se crea su propio hábitat para poder creerse que es Elvis Presley. Tiene una hija llamada Lisa Marie, con la que no tiene una relación precisamente buena, pero la vida le sacude y hace que haya un momento de conexión entre los dos y ella aprenda a conocerlo y quererlo como es, y él a su vez también la conozca y la valore. En un momento dado Carlos va a tener que elegir entre su sueño de ser Elvis o asumir su responsabilidad familiar.

- Háblenos de la trayectoria que ha tenido el film hasta ganar en San Sebastián.
– La película debutó en Sundance el pasado enero, y la verdad es que nos fue muy bien, luego estuvo en Toulouse donde también ganó premio, en Londres... Estamos haciendo un recorrido bastante intenso en festivales. Al no ser una típica película latinoamericana, porque no habla de problemas socioeconómicos, tuvo un difícil inicio, pero la verdad es que estamos orgullosos de cómo está creciendo. Estamos muy contentos de haberla hecho.

- ¿Se le ocurrió hacer la película tras conocer a su protagonista, John McInerny, que es imitador de Elvis, o ya tenía usted antes la idea?
– No, la idea fue previa. “El último Elvis” iba a interpretarla un actor argentino muy importante, pero dos meses antes del rodaje y por cuestiones de agenda suyas tuvo que renunciar, así que debimos buscar a otro actor. Le hicimos una prueba al que iba a ser el “coach” de la película, John, un arquitecto que tiene una banda llamada Tributo a Elvis Presley. Quedamos fascinados por el resultado. Decidimos seguir adelante con él, más allá de tener una película diferente, con otro atractivo comercial, pero sin ninguna duda mucho más creativa y original.

- ¿Ha podido usted debutar como director con “El último Elvis” gracias a haber sido coguionista de “Biutiful”?
– No, fue escrita primero. El guión ya estaba listo cuando lo leyó González Iñárritu y nos pidió a Nicolás Giacobone, mi primo, y a mí que trabajáramos con él en el guión de “Biutiful”. Yo dirigía cine publicitario en su productora hace doce años, en México. Mantuvimos la relación. Nos representa además la misma gente en Estados Unidos. Por eso le mandé el guión de “El último Elvis”.

- A la hora de dirigir, ¿cree que “El Negro” Iñárritu le ha influido de alguna forma, estilísticamente?
– No, influir no. Por suerte “Elvis” creo que tiene personalidad propia. Quizás sea una prima lejana de “Biutiful”, pero son dos películas con diferentes personajes, tonos y puntos de vista. No quiere decir que una sea mejor que otra. Aprendí de él y aprendo de ese proceso, pero de ahí a influenciar... Tal vez las influencias están en todos lados. Me influencio de todo para luego tomar las decisiones.

- ¿Algún proyecto ya en cartera?
–Tenemos un guión que estamos empezando a mover. Nos gustaría filmarlo el año que viene, en España o Estados Unidos. Pero prefiero no hablar mucho sobre eso porque éste es el momento de “Elvis”, ya hablaremos de la otra cuando se emancipe y vaya a vivir solo. A la película le ha ido muy bien en mi país. El cine argentino es “con o sin Darín”, y a ésta le ha ido muy bien, buenas críticas y casi 100,000 personas vieron la película. Es un primer paso en el cine y sé que esta historia es larga. Trato de ver todo de forma siempre muy positiva. Aprendí mucho del proceso y no tengo duda de que fue positivo hacer esta película.


Por Ronald Portocarrero


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.